Internacional Última hora

Kike Figaredo: Frente a la pandemia «busquemos el bien común, aquello que nos hace mejores»

El gijonés y prefecto apostólico de Battambang, Kike Figaredo, ha regresado a Gijón para despedir a su madre, Ana María Alvargonzález, fallecida el pasado mes de junio a los 96 años. Así se lo ha contado a Guillermo Maese, de El Comercio de Asturias. Figaredo ha asegurado «que pese a que nadie está preparado nunca para despedir a una madre», el cariño de los camboyanos «me ha ayudado a digerir el trago».

El sacerdote jesuita, que ha dedicado cerca de 35 años de su vida al cuidado de los más necesitados en Camboya, ha apuntado a que el país asiático «lo hizo muy bien, se cerró el país antes de que la COVID se manifestara, no ha habido ningún caso de muerte, y se han contabilizado algo más de 200 de contagios». No obstante, «a la vuelta tendré que pasar cuarentena. Allí hay seis aviones al día, y todo el mundo a su llegada tiene que pasar seis días en un hotel».
Durante los días más crudos de la pandemia en España, «pasamos miedo» ya que esa situación «hizo levantar todas las alarmas», ha explicado. «Pensaba que si el virus entraba en Camboya con la misma fuerza, moriría la gente por la calle. Rápidamente tomamos medidas de higiene y distancias social. Fíjese hemos repartido tanto jabón, en colaboración con Cáritas, que hemos parado enfermedades camboyanas de toda la vida».
El asturiano ha asegurado que la solución solo pasa «por buscar el bien común, buscar aquello que nos hace mejores, más capaces para ayudar a los demás y no encerrarnos en ideas egoístas». Además ha insistido en que «es ahí donde nos tenemos que hacer fuertes». Todos los seres humanos tienen derecho a «tener dignidad, estudios e higiene, y esos derechos debemos cuidarlos todos. Si se abandona al necesitado por falta de solidaridad y egoísmo, será imposible impulsar su desarrollo y les condenamos de por vida».

Print Friendly, PDF & Email