Revista Ecclesia » Juventino Kestering, sexto obispo que muere por covid-19 en Brasil
Juventino Kestering, sexto obispo que muere por covid-19 en Brasil
Destacada Internacional Última hora

Juventino Kestering, sexto obispo que muere por covid-19 en Brasil

Ayer domingo, 28 de marzo, fallecía en Brasil monseñor Juventino Kestering, obispo de la diócesis de Rondonópolis-Guiratinga, en el Estado de Mato Grosso. Se trata del sexto prelado que sucumbe a la covid-19 en el país. Nacido en la ciudad de São Ludgero, Estado de Santa Catarina, don Juventino tenía 74 años y solo le faltaban unos meses para presentar la renuncia al Papa. Había nacido el 19 de mayo de 1946 y recibió la ordenación episcopal en marzo de 1998. Era el segundo obispo de esa diócesis situada al sur del país.

La Red Eclesial Panamazónica (Repam) y la Conferencia Eclesial Amazónica (Ceama) han expresado sus condolencias por la muerte de monseñor Kestering, que nos deja —afirman— «un ejemplo de servicio, fe y dedicación a la Iglesia de la Amazonía».

El coronavirus está haciendo estragos en Brasil, segunda nación del mundo con más mortandad, solo superada por Estados Unidos. Las cifras oficiales hablan de 310.694 muertos, aunque se sospecha que el número es aún mayor. Solo en las últimas cuarenta y ocho horas han perdido la vida allí 7.088 personas, entre ellas varios sacerdotes, religiosos y religiosas. Muchas lo han hecho esperando una plaza en los hospitales, saturados en la práctica totalidad de las regiones, sobre todo las UCI.

«Vivimos una Semana Santa de Pasión, donde cada día varios miles son crucificados por un sistema que le ha dado la espalda a la vida, en nombre de una economía que mata, y que también está muerta», afirma el misionero español Luis Miguel Modino.

El presidente Jair Bolsonaro nombró recientemente un nuevo ministro de Salud, el cuatro desde el inicio de la pandemia, pero su gabinete no tiene intención de cambiar de política y tomar medidas restrictivas. El mandatario ha hecho hasta ahora caso omiso de los numerosos llamamientos que le instan a proteger la vida, entre ellos los de la Conferencia Nacional de Obispos (CNBB). En julio pasado, más de 150 obispos firmaron un duro comunicado en el que criticaban los «discursos anticientíficos» del dignatario, a quien consideraban incapaz e incompetente para afrontar la crisis. Este 4 de marzo, Bolsonaro se permitió incluso recriminar a sus compatriotas, a los que pidió que dejaran ya de «quejarse» y de «lloriquear». Paradojas de la vida, se da la circunstancia de que su segundo nombre es «Messias»

Mensaje de solidaridad del CELAM

El Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) ha remitido un mensaje al presidente de la CNBB, arzobispo Walmor Oliveira de Azevedo, en el que le expresa la «profunda preocupación» de la institución por la «gravísima situación» de Brasil, y le transmite su «cercanía y solidaridad» en nombre de los obispos del continente.

El organismo que preside el arzobispo peruano Héctor Cabrejos recuerda que son los más pobres los que sufren las consecuencias de «un sistema de salud que no es suficiente» y «la ausencia de políticas y ayudas púbicas que favorezcan el cuidado y la defensa de la vida».

El CELAM alude también al «Pacto por la Vida y por Brasil», una iniciativa solidaria en la que participa la Iglesia para afrontar la grave crisis sanitaria, económica, social y política del país.

Mensaje de Pascua de la CNBB

La Comisión Permanente de la CNBB, por su parte, ha llamado a vivir esta Semana Santa en consonancia con los límites impuestos por la pandemia. Los obispos que forman parte del organismo celebraron su encuentro de manera virtual los días 24 y 25 de marzo.

En su mensaje piden a los fieles que estén «atentos a los límites de las circunstancias locales», y cuiden «la vida de cada hermano y hermana», especialmente la de los «pobres, enfermos y vulnerables». Los obispos invocan la presencia amorosa de Cristo Resucitado en la esperanza de que pronto llegue «un tiempo nuevo con sabor a Evangelio».

«Que Cristo Resucitado —concluyen—, bálsamo de la victoria de la vida sobre la muerte, sea perseverancia en nuestro camino, apoyo especial para los profesionales y trabajadores de la salud, consuelo para los afligidos y heridos en el corazón».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa