Noticias

Juntos y entre todos

Juntos, volver a empezar

Carta de la directora: Juntos y entre todos

Cuando los peregrinos preparan su mochila para comenzar el Camino de Santiago suelen cargar con muchas cosas «por si acaso»: demasiadas camisetas, varios pares de calzado y utensilios bien raros que no hacen más que dificultar el viaje. A medida que los peregrinos suben montañas y bajan valles, descubren que es necesario despojarse de lo que impide andar más ligero. Es uno de los aprendizajes vitales de cada peregrinación. Traigo la metáfora del peregrino no solo porque ha marcado mi vida personal y profesional, sino también porque en ECCLESIA comenzamos un viaje en el que descubrimos varios aspectos necesarios para nuestro camino.

1. Gratitud

El agradecimiento a mi predecesor Jesús de las Heras, sacerdote, periodista, historiador y maestro de comunicadores. Durante los 14 años que ha estado dirigiendo ECCLESIA, el color llegó a toda la revista, diversos colaboradores se incorporaron con sus plumas y se inició una inmersión digital conforme a los grandes cambios que se iban sucediendo en nuestra sociedad. Durante estos últimos dos años que trabajamos juntos he podido confirmar su capacidad de saber situar cada acontecimiento en el hilo conductor de la historia eclesial. Por eso, maestro de comunicadores, porque nos ha enseñado a analizar e interpretar el presente, con claves del pasado que proyectan un futuro con sentido.

2. Equipo

Mi labor como directora se caracteriza por impulsar el proyecto de renovación de ECCLESIA y ayudar a cada uno de los profesionales a poner al servicio de la Iglesia los dones que Dios le ha dado. Asumo esta responsabilidad con un sano temblor, como consagrada y periodista, sabiendo que somos herederos de una realidad histórica y eclesial sin la cual hoy no seríamos quienes somos. Este temblor realmente es purificador porque me da la oportunidad de vivir humildemente sostenida por Dios, que cada mañana pronuncia mi nombre y junto a otros me envía a ser su instrumento. Considero imprescindible el trabajo en equipo, lo verdaderamente importante es el «nosotros», solo juntos y entre todos podemos realmente comunicar lo que la Iglesia vive, siente, cree… Y este equipo busca experimentar lo que el Papa tanto ha repetido desde el último Sínodo de los Obispos, la sinodalidad. La esencia no cambia, la doctrina es la misma, pero cambia el estilo de trabajo convirtiéndonos en alfareros de la palabra, que comprometidos con Jesucristo, sintiendo realmente que #Ecclesiasomostodos, nos entusiasmamos porque la revista de la CEE continúe siendo altavoz del Evangelio.

3. Puentes

Si la gratitud y el trabajo en equipo son esenciales en nuestro peregrinaje, los puentes son imprescindibles porque crean comunión frente a los muros que nos dividen. Francisco, en el año 2016, en su 50 Mensaje para las Comunicaciones Sociales, afirmaba sencillamente que «la comunicación tiene el poder de crear puentes, de favorecer el encuentro y la inclusión, enriqueciendo de este modo la sociedad. Es hermoso ver personas que se afanan en elegir con cuidado las palabras y los gestos para superar las incomprensiones, curar la memoria herida y construir paz y armonía. Las palabras pueden construir puentes entre las personas, las familias, los grupos sociales y los pueblos. Y esto es posible tanto en el mundo físico como en el digital». Este es el camino que queremos seguir en ECCLESIA, de la mano de la Oficina de Información de la CEE, de la Agencia SIC, de COPE, TRECE y dentro del grupo de Ediciones CEE. Y siempre haciendo el camino con otros medios, sobre todo, con las publicaciones religiosas hermanas. Nuestra identidad no es la competición, sino la fraternidad; no es la crítica constante y destructiva, sino la comunicación que crea comunión y nos hace crecer.

4. Fidelidad creativa

Nosotros, como equipo, ponemos todos los medios necesarios para que ECCLESIA sea fiel a su identidad editorial, con creatividad y actualidad, centrando esta nueva etapa en el desarrollo digital que nos permite llegar a más personas y a muy diferentes sectores de nuestra sociedad. Este es nuestro empeño, trabajar como si todo dependiera de nosotros, pero sabiendo que todo depende de Dios. No ahorramos esfuerzos en la renovación de ECCLESIA y seguiremos anunciando las buenas noticias según la clave de la CEE y denunciando aquello que va contra la dignidad de la persona.

Tenemos ante nosotros muchos retos y los asumimos uno a uno con respeto, responsabilidad y corresponsabilidad. Y como Jorge Mario Bergoglio se inclinó en el balcón de la plaza de san Pedro para pedir la bendición de los asistentes en el día de su elección como Papa, así nosotros les rogamos su oración por nosotros para que impulsemos ECCLESIA saliendo de nuestras zonas de confort. Nuestra mochila no puede ir muy cargada y solo llevamos lo necesario… Y ya saben, en el camino de la vida nos seguimos encontrando cada semana.

 

Print Friendly, PDF & Email