Revista Ecclesia » Julia Gutiérrez: ¿Desde qué enfoque se propone la educación ética y moral dentro de la asignatura de Religión?
Foro Currículo Religión Iglesia en España Última hora

Julia Gutiérrez: ¿Desde qué enfoque se propone la educación ética y moral dentro de la asignatura de Religión?

En una estructura pública como es la escuela, «proponer la educación ética y moral de la persona, desde el enfoque de la Doctrina Social de la Iglesia, DSI, parece que hoy es el modo más adecuado por su saber teórico-práctico cuyos elementos son fundantes de la educación de la conciencia moral». Así lo ha expresado Julia Gutiérrez Leronés, delegada diocesana de Enseñanza de la archidiócesis de Valladolid.

Esta propuesta se desarrolla a través de tres escenarios a través de la propia DSI, ha explicado: «Es un método de evangelización, a través de la correlación. Los valores, en contextos sociales cambiantes, nos llevan a un conjunto de principios de reflexión, de criterios de juicio y de directrices de acción, cuyo alcance principal es interpretar tales realidades, examinándose la conformidad o disconformidad con las líneas trazadas por las enseñanzas evangélicas sobre el hombre y su vocación terrena y al mismo tiempo la trascendente; para orientar, por lo tanto, el comportamiento cristiano».

La libertad «de y para»

La persona tiene una estructura, que en su totalidad, conforman la persona humana que actúa con libertad, «de y para», ha destacado Gutiérrez. De esta forma, se descubrirá esa formación integral a través de «los principios de reflexión, valores y virtudes, criterios de juicio, directrices de acción, ver, juzgar y actuar y “el principio de correlación”». Claves que tienen que ver con «la centralidad de la persona humana y el principio de solidaridad».

La persona se construye a través de su maduración moral, «a la luz de Jesucristo», y los aspectos que la configuran son inteligencia, sentimientos, voluntad, que permiten ser, vivir y actuar con la libertad de los hijos de Dios, libertad de y libertad para en orden a la justicia, el desarrollo integral y solidario y el bien común. «Jesucristo es el espejo donde se refleja la persona, y donde se refleja la estructura de Jesucristo que vivió, trabajó y amó con corazón de hombre», ha subrayado.

Libertad responsable

En estos momentos en las que ideologías y comportamientos condicionan la libertad de las personas, «los principios correctores que actúan son la dignidad humana, la solidaridad y la subsidiaridad». Por eso, trabajar por la justicia, el bien común, alcanzar el desarrollo integral —solidario y sostenible— «supone la libertad responsable de la persona los pueblos», ha matizado la delegada vallisoletana. Por eso, los principios, decisiones y acciones deben ir orientados en el campo político «a optar por los más pobres y los derechos humanos y en el económico, a propiciar una nueva forma de propiedad, analizar su función social».

La estructura social, también es tridimensional: mi relación con Dios, con los demás y con todo lo creado. «Por eso hay que ofrecer a los alumnos ese estudio desde la comunión, para colaborar, dar la vida y servir y cuidar de la creación, todas las personas y sus bienes y llegar de esa forma al verdadero bien común. La mejor acción política es proporcionar trabajo para el pobre, para desarrollar sus capacidades y competencia y generar cultura».

El principio de solidaridad comprende a los demás principios que construyen la civilización del amor. Con Fratelli tutti tenemos una realidad sobre la que hay que profundizar, esa realidad de pueblos que no pierden su identidad, que buscan el reini de Dios y su Justicia. Esto será Iglesia en salida en asignatura de religión en salida. «Siendo imagen y semejanza de Dios, la persona está llamada al trabajo, a imitar a Dios tanto trabajando como descansando», ha concluido.

Además:



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa