Iglesia en España Última hora

Juana María, la misionera de Zamora que pone rostro a la campaña del Domund

«África es un don». Así lo dice la hermana Juana María Domínguez, religiosa alistana, de la Congregación Hijas de la Virgen de los Dolores, y que este año pone cara a la campaña del Domund 2020 promovida por OMP. La imagen de esta misionera de Figueruela de Arriba (1945), tomada en su misión de Angola, invita a la colaboración de la sociedad con los misioneros dispersos por los cinco continentes evangelizando y trabajando por los más pobres.

Cuando fue enviada a Angola pudo descubrir que esa idea de miedo y horror y que se había pensado no era real y que en Benguela encontró un gran dinamismo. Una mujer fuerte y vital, feliz «dándolo todo» en Benguela, ciudad costera del oeste de Angola con cerca de medio millón de habitantes y una de las 18 provincias en que se encuentra dividido administrativamente el país centroafricano. Allí llegó en 1944, durante la guerra civil: «Cuando llegamos, las cinco hermanas que estábamos nos instalamos en una casa pequeñita. Yo dormía en la entrada, no teníamos protección y por la noche se oían los tiros, había asaltos. Pero yo no tenía miedo, el Señor nos protege».

¿Por qué es religiosa?

Lo recuerda con ternura: «Mi madre ya quiso ser religiosa pero no lo consiguió porque tenía que cuidar a su madre, luego ya se casó con mi padre y abandonó la idea. Pero en familia vivíamos esa piedad del pueblo, la misa, el rezo del Ave María cuando tocaban las campanas de madrugada, o el Ángelus. Mamé esa fe desde pequeña, cuando mi madre me llevaba debajo de su manto a rezar el Rosario». Pero además las Hermanas de la Virgen de los Dolores fueron a su pueblo y ofrecieron unas charlas: «Me cautivó esa forma de hablar, de pedir. Empecé a notar que entre las cosas que había a mi alrededor, tenía hambre de algo más y esa experiencia tan maravillosa la renuevo cada día».

Angola y el coronavirus

Angola también lucha con la covid con medidas como las de España: mascarilla, distancia de seguridad, cierre de bares, gimnasios, tampoco se puede ir a la playa. «Se están haciendo muchos test y el Gobierno ha sido elogiado por la Organización Mundial de la Salud por las medidas que se están tomando. Ahora hay unos 200 muertos y unos cinco mil afectados en todo el país. Hay gente que se salta las normas, pero en general hay quietud y respeto», asegura, recalcando que «si viene la epidemia como os ha llegado a España se desbarata Angola entera” advierte. Una vez más la fe, “notamos que el Señor nos está cuidando».

Superada la enfermedad

Nadie se lo podía imaginar pero la hermana Juana María superó una enfermedad que le obligó a retornar a España, aunque felizmente está recuperada y sigue con disciplina los consejos médicos. «Me levanto a las cinco de la mañana y a las 5.30 ando dos kilómetros todos los días. Cumplo a rajatabla; me siento fuerte, no solo a nivel físico, también con ganas de vivir y de dar».

El 18 de octubre se celebra el Día del Domund, cuando la labor Juana María y tantos misioneros repartidos por el mundo recibe un reconocimiento, gracias a su trabajo y a los donativos que les permiten evangelizar y trabajar por los más pobres. «Es muy reconfortante esta labor, nos sentimos muy queridas», cuenta. Esa tierra generosa y fértil donde «hoy siembras una lechuga y en una semana la comes, las uvas se pueden cosechar tres veces al año, podríamos ser el primer productor de vino del mundo. Cuando llegamos nos quedamos admirados de la riqueza que tenía, y nos decían pues no os imagináis el mar, echas una red y viene de todo».

«La vida no es lo que se ve, es lo que se vive», termina su relato vital la misionera.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME