Firmas

Juan Carreño Miranda, el pintor asturiano de la Inmaculada, por Fidel García Martínez

Juan Carreño Miranda, el pintor asturiano de la Inmaculada, por Fidel García Martínez

Durante el siglo XVII-siglo Barroco por excelencia- el arte español en todas sus manifestaciones: literarias, teatrales (auto sacramental) musicales, escultóricas y muy especialmente las pictóricas rivalizaron en plasmar de la forma más bella, el misterio de Inmaculada Concepción de María Santísima, Madre Virginal de Jesucristo Dios y hombre verdadero.

Rara es la catedral, basílica, iglesia grande o pequeñas, ermita en que no hay un testimonio artístico de este dogma mariano que fue definido por el Papa Pío IX en 1855, aunque mucho antes las grandes universidades europeas como París, Oxford, Cambridge, Bolonia, Padua (…) yo lo defendía pública y solemnemente desde 1340. En España Carlos III reconociendo la gran devoción de España a la María Inmaculada, propuso que las Cortes Españolas declarasen la Inmaculada Concepción, Patrona de España. Hoy las hordas laicistas seducidas por su sectarismo e ignorancia de la realidad histórica de España pretenden, como el caballo de Atila, que donde están gobernando con tanta arrogancia como despotismo reaccionario, la esencia de la cultura de España inspirada en los valores católicos, sea profanada y sacrílegamente arrasada, como cuando pretenden vanamente transformar la Santa Navidad en un placebo paganizante y demoníaco en forma de masónico solsticio de invierno. Les molesta hasta la palabra más vital y hermosa: NATIVIDAD, que quieren sustituir en los mismos colegios por vacaciones de invierno. Todo muy hitleriano y stalinista.

El máximo asturiao, Juan Carreño Miranda, expresa con su magistral técnica pictórica el dogma que proclama que María, por su Maternidad Divina, fue concebida libre de toda corrupción desde su misma concepción pecaminosa ningún pecado ni el original, ni el actual ni el potencial, por una gracia especial fue llena de gracia, como la saludó el ángel Gabriel, cuando la comunicó el gran misterio de la Encarnación del Hijo de Dios en sus purísimas entrañas. Así la pinta Carreño Miranda, con devoción y piedad. María es una mujer joven y hermosa, una madre tierna y solícita. Rodeada de un coro de ángeles juguetones, rubicundos y tiernamente mofletudos.

Una luz dorada pero no intensa rodea su maternal figura, coronada con 12 estrellas, porque es la Mujer de la Apocalipsis que con su pie vence al gran dragón infernal, Satán, a quien derrota con su Virginidad inmaculada. Antes que la Iglesia definirá el gran privilegio de la Plenitud de Gracia, Nuestra Señora se manifestó a la sencilla e ingenua Santa Bernardita en Lourdes contestándole a su pregunta: ¿Quién es usted, Señora? La respuesta de la Señora fue manifestarle el misterio que aún no había sido propuesto como Fe Divina por la autoridad infalible de la Iglesia: YO SOY LA INMACAULADA CONCEPCIÓN.

Fidel García Martínez

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Juan Carreño Miranda, el pintor asturiano de la Inmaculada, por Fidel García Martínez, 10.0 out of 10 based on 1 rating
Print Friendly, PDF & Email