Firmas

Jóvenes y ancianos, por José-Román Flecha Andrés en Diario de León (7-9-2019)

Con frecuencia se habla de la “brecha entre las generaciones”. Se dice que los jóvenes no escuchan a los ancianos y que los ancianos desconfían de todos los jóvenes. En su exhortación “Cristo vive” (25.3.2019) el papa Francisco no podía dejar al margen esa cuestión. 

Según él, ayudar a los jóvenes a descubrir la riqueza viva del pasado, haciendo memoria y servirse de él es un verdadero acto de amor hacia ellos, que los ayudará a crecer y a tomar las decisiones adecuadas.

Así lo aconseja la Palabra de Dios: «Escucha a tu padre que te dio la vida, y no desprecies a tu madre cuando sea anciana» (Pr 23,22). El mandato de honrar al padre y a la madre «es el primer mandamiento que va acompañado de una promesa» (Ef 6,2; cf. Éx 20,12; Dt 5,16; Lv 19,3), y la promesa es: «serás feliz y se prolongará tu vida sobre la tierra» (Ef 6,3).

Es verdad que el joven no tiene que estar de acuerdo con todo lo que los ancianos dicen o deciden. Un joven siempre debería tener un espíritu crítico.  Sin embargo, han de estar abiertos para recoger una sabiduría que se comunica de generación en generación.

Así es. Cada generación retoma las enseñanzas de sus antecesores, y deja un legado a sus sucesores.  El Papa ha recogido un refrán muy agudo: “Si el joven supiese y el viejo pudiese, no habría cosa que no se hiciese” (191).

En un párrafo que tiene la cadencia de un poema, escribe el Papa: “A los jóvenes de hoy día que viven su propia mezcla de ambiciones heroicas y de inseguridades, podemos recordarles que una vida sin amor es una vida infecunda… A los jóvenes temerosos podemos decirles que la ansiedad frente al futuro puede ser vencida… A los jóvenes excesivamente preocupados de sí mismos podemos enseñarles que se experimenta mayor alegría en dar que en recibir, y que el amor no se demuestra sólo con palabras, sino también con obras” (197).

El papa Francisco afirma que es necesario arriesgar juntos para poder compaginar los tiempos. “Si caminamos juntos, jóvenes y ancianos, podremos estar bien arraigados en el presente, y desde aquí frecuentar el pasado y el futuro: frecuentar el pasado, para aprender de la historia y para sanar las heridas que a veces nos condicionan; frecuentar el futuro, para alimentar el entusiasmo, hacer germinar sueños, suscitar profecías, hacer florecer esperanzas” (199).

No es prudente ignorar las raíces de nuestra cultura y de nuestra fe. “Las raíces no son anclas que nos atan a otras épocas y nos impiden encarnarnos en el mundo actual para hacer nacer algo nuevo. Son, por el contrario, un punto de arraigo que nos permite desarrollarnos y responder a los nuevos desafíos” (200). Sin recordar el pasado, perderemos la orientación hacia al futuro.

José-Román Flecha Andrés

Print Friendly, PDF & Email

Sobre el autor José Román Flecha Andrés

José Román Flecha Andrés, sacerdote, catedrático de Teología Moral, especializado en Bioética,