Revista Ecclesia » Jóvenes voluntarios de Cáritas Indonesia ayudan a 25.000 personas tras la catástrofe del ciclón Seroja
Destacada Internacional Última hora

Jóvenes voluntarios de Cáritas Indonesia ayudan a 25.000 personas tras la catástrofe del ciclón Seroja

En Indonesia, jóvenes voluntarios de Caritas han estado distribuyendo agua, alimentos y otros artículos de primera necesidad, entre al menos 25.000 personas, tras las inundaciones y los corrimientos de tierra provocados por el ciclón Seroja.

Fuentes de Caritas Indonesia afirman que el ciclón Seroja es diferente respecto a otros registrados anteriormente, porque se ha aproximado mucho más a la tierra, provocando una catástrofe mayor. Se trata de la primera vez que un ciclón se desplaza de esa manera, en Indonesia, y causa tantos daños.

La catástrofe del pasado 4 de abril, en las islas Nusa Tenggara Oriental, ha provocado daños o la destrucción de miles de viviendas, obligando a muchas personas a refugiarse en centros de evacuación. Más de 460.000 personas, de 16 municipios, se han visto afectadas.

«Como también hemos sufrido recientemente un terremoto, en Java oriental, nuestros equipos de emergencia están en alerta máxima», señala Dhion Gumilang, coordinador de comunicaciones de Caritas Indonesia. «Hemos movilizado a voluntarios locales y nos estamos coordinando, junto a otras organizaciones miembro de Caritas. Queremos proporcionar apoyo y fondos, para ayudar a la población en este difícil período y garantizar a los damnificados solidaridad permanente, en los próximos meses».

Caritas Indonesia está coordinando los esfuerzos de asistencia en cuatro diócesis: Atambua, Larantuka Weetebula y la archidiócesis de Kupang. Se ha distribuido arroz, aceite vegetal, agua limpia, azúcar, artículos de higiene, colchones, mantas y galletas, según las necesidades, tanto en los campamentos de evacuación, como entre las personas que han logrado permanecer en sus hogares.

Una catástrofe que requiere de la solidaridad de todos

«Hemos enviado a jóvenes voluntarios capacitados, procedentes de zonas no afectadas, para que distribuyan alimentos y artículos de primera necesidad, y limpien también el barro de las casas de los damnificados. De este modo, esperamos transmitir un mensaje de compasión a los afectados por las inundaciones», afirma el sacerdote Martinus Sutomo, director de Caritas Semarang.

No sólo las viviendas, sino también otros edificios e infraestructuras se han visto fuertemente dañados. Un profesor nos dijo: «Nuestra escuela ha quedado en ruinas, así como documentos, material y equipo escolar, incluyendo pupitres y sillas: quedó todo destruido. No tuvimos tiempo de salvar nada, porque la inundación llegó inesperadamente. Tenemos que asegurarnos de que las escuelas sean reconstruidas».

Hasta ahora se ha confirmado la muerte de 182 personas, 136 resultaron heridas y 47 siguen desaparecidas. Las infraestructuras han sufrido daños de diversa consideración, incluidas más de 60.000 casas que deben ser reparadas, tras las inundaciones repentinas y el temporal. Según los informes, los campos agrícolas dañados alcanzan las 2.014 hectáreas y 4.326 cabezas de ganado muertas.

Ante una situación tan compleja, Caritas ha reforzado su capacidad de coordinación y respuesta de emergencia, impulsando programas de reducción del riesgo de catástrofes (DDR). Más allá de la respuesta inmediata a la catástrofe, Caritas también apoyará a la población en la reparación de sus viviendas y desde ya está proporcionando ayuda psicosocial a los traumatizados por la catástrofe.

El ciclón se produjo justo antes de la temporada de la cosecha, lo que significa pérdidas cuantiosas para los agricultores de las zonas afectadas y dificultades para la siembra de otros cultivos este año, a causa de los terrenos inundados.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa