Un momento de la presentación de la campaña #Nadiesinhogar de este año, con el lema #Notenercasamata.
Iglesia en España Última hora

Jóvenes, mujeres o familias, nuevos rostros del sinhogarismo

Nuevos perfiles aumentan su presencia entre las personas que se encuentran abocadas a situación de sinhogarismo. «Cada vez más gente que no estaba en esta situación», ha señalado Rosalía Portela, presidenta de la red Faciam de atención a personas sin hogar. Lo ha hecho hoy, 22 de octubre, durante la presentación de la campaña «Nadie sin hogar» con ocasión del Día de las Personas Sin Hogar, el próximo 25 de octubre. Uno de estos datos, ha revelado Portela, es el de que ya un 21% de las personas sin hogar son mujeres. También ha hecho referencia a «un perfil con un rostro muy joven», apuntando a que un 12% de personas acogidas son menores de 25 años. Un porcentaje similar al de otro grupo muy vulnerable, el de mayores de 55 años.

Junto a ella, ha intervenido Enrique Domínguez, responsable del Programa de Personas sin hogar de Cáritas, que ha querido «invitar al compromiso que garantice el derecho humano a la vivienda». Son ya 28 años de campaña, y este año el lema es tan contundente como «No tener casa mata». «Además de lo literal, hace referencia a los sueños, las oportunidades, los derechos, y elementos de protección», ha afirmado.

Ante la pregunta de si han aumentado los datos de personas en situación de calle desde el inicio de la pandemia, tanto Portela como Domínguez ha afirmado que no es posible tener datos todavía. «Queremos que el derecho a la vivienda sea realidad al margen de que se implemente el estado de alarma», ha reivindicado Domínguez.  Actualmente, los datos oficiales hablan de 33.000 personas sin hogar en España. Pero Cáritas, desde su experiencia en la atención a estas personas calcula que son casi 40.000. «Hay muchas situaciones nuevas que probablemente ha hecho que ese numero aumente», ha subrayado.

Gran respuesta de los centros de acogida

En la presentación se ha querido destacar un aspecto positivo de la acogida en stos meses. «En los centros se toman las medidas oportunas, estamos nos han tomado la temperatura… En el momento en que hay alguien con situación o síntomas, es aislado y enviado a los hoteles medicalizados en los espacios que la red tiene habilitados», ha afirmado la presidenta de Faciam.

Precisamente, en el seguimiento semanal que esta red realiza en Madrid han comprobado que os índices son bajos. «Detectamos cada semana 3 ó 4 positivos en un área de atención que son muchísimas personas», han explicado desde Faciam. Ahora bien, la pandemia impacta fuertemente en los centros de acogida. «Hemos tenido que habilitar una serie de medidas, y hemos tenido que dar asistencia 24 horas en centros de día», ha apuntado Portela. «No hay situaciones graves, y es algo que poner en valor», ha añadido Domínguez.

«Le puede pasar a cualquiera»

Junto con los representantes de Cáritas y Faciam, varias personas han ofrecido sus testimonios sobre cómo llegaron a encontrarse sin casa. Es el caso de Roberto, técnico electrónico, y ha pasado dos momentos de situación de calle. «De la noche a la mañana, le puede pasar a cualquier persona de a pie, a cualquier ciudadano, máxime en un lugar como Madrid», ha afirmado. Roberto ha reconocido que no es fácil, y que mejorar su situación «es muy complicado cuando esta en situación de calle». Aun así ha reafirmado un compromiso: «Mi voluntad es la de luchar y salir adelante. Lo hacemos gracias a todos los trabajadores sociales que nos acompañan».

Ana, por ejemplo, tiene 67 años y perdió su empleo al comienzo de la pandemia: «Las personas sin hogar pasamos desapercibidas. En mi caso, con mi edad y problemas de salud, el futuro es complicado». Así, se vio sin posibilidad, ni siquiera, de poder alquilar una casa.

«Un grito sordo de ayuda»

Al final de la presentación, se ha leído el manifiesto de la campaña de este año por parte de personas sin hogar. «Nosotros y nosotras, que somos vosotros y vosotras, lanzamos un grito sordo de ayuda para que contéis con cada uno de estos hombres y mujeres que están preparados parar coger el testigo y devolver a esa parte de la sociedad la ayuda recibida. Pero nada cambiará hasta que no entiendas que una vez, fui como tú», termina el manifiesto.

En él, también se reivindica la acción de las administraciones: «Queremos que la sociedad entera se haga eco de nuestra muda voz y que piensen en que hoy somos nosotros y nosotras, pero… ¿y mañana?… hacemos un llamamiento a los gobiernos que nos rigen para que no haya más gente sin nombre ni cara, sin vida ni futuro».

Dada la excepcionalidad de la situación socio-sanitaria, este año se restringirán al máximo los actos de movilización ciudadana en los espacios urbanos. Junto a ello, a lo largo de esta semana se vienen impulsando acciones online en redes sociales bajo el hashtag #notenercasamata para dar el protagonismo a las personas participantes en los programas y recursos de las entidades sociales.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME