Firmas Ecclesia
Firmas Ecclesia
Opinión

Jóvenes, desempleo y anticlericalismo: una responsabilidad histórica, por Teresa García Noblejas

Hace ahora una semana de la huelga de la enseñanza en la que sindicatos y algunos profesores, alumnos y padres de CEAPA protestaron contra la reforma educativa del Gobierno. Durante la huelga, plagada de símbolos políticos de extrema izquierda y banderas republicanas, se produjeron algunos incidentes violentos, como la ya clásica quema de contenedores y destrozo de material urbano.

En Extremadura tuvo lugar un incidente que ha tenido amplia difusión en los medios de comunicación: medio centenar de jóvenes asaltaron un colegio salesiano de Mérida al grito de «¿Dónde están los curas?, que los vamos a matar».  El suceso no es solo una gamberrada de cuatro jóvenes radicales sino la manifestación de un trabajo sistemático en educación, comunicación y adoctrinamiento político.

En educación, llevamos 30 años (convenientemente financiados y alentados por el irresponsable zapaterismo de la última década) enseñando una historia de malos y buenos en la que, naturalmente, los curas eran malísimos y los del bando republicano buenísimos. La persecución religiosa y los 7. 000 clérigos (sacerdotes, religiosos de ambos sexos, obispos) que fueron asesinados han sido borrados de la historia oficial y de los libros de texto que, a su vez, reflejan lo que les dictan los decretos curriculares de educación.

En comunicación hay una fuerte tendencia, muy visible en la mayoría de las televisiones privadas y en alguna pública, a ridiculizar, despreciar y marginar a sacerdotes, religiosos y creyentes en general, siempre y cuando sean católicos. Naturalmente, esto no es casual y necesita la decisión de los directivos y la ejecución aborregada de los presentadores, guionistas y demás colaboradores.

En adoctrinamiento político sigue habiendo, aunque parezca mentira, grupúsculos antisistema y radicales (los que eramos universitarios en los ochenta bien lo sabemos) que dan a leer panfletos leninistas y marxistas y transmiten consignas a sus jóvenes aprendices de revolucionarios. También políticos profesionales que no desperdician la ocasión de atacar a instituciones y personas vinculadas a la Iglesia (si es un obispo, mejor) o a alguno de sus movimientos e instituciones: o simplemente por ser políticos que van a Misa (o tienen aspecto de ir) o citan a Dios en público y por ello se les acusa de servir prácticamente al Vaticano como si este fuese un Estado peligroso y armado hasta los dientes.

Una vez más, creo que los católicos y en general las personas con sentido común, sean o no creyentes, debemos decir basta a esta peligrosa dinámica. El cóctel de jóvenes desempleados fácilmente manipulables y radicales, sazonado con una buena dosis de odio anticatólico, ha tenido suficientes precedentes en nuestra historia para que frenemos en seco esta espiral. Y todos podemos hacer algo protestando, difundiendo la verdad histórica con rigor, dando testimonio de la belleza de la fe católica (si somos creyentes) y ayudando a los jóvenes a construir un proyecto común de convivencia.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.