Revista Ecclesia » Joseba Segura, obispo auxiliar de Bilbao, en el aniversario de la CECO: «Algunos pueden ver y no quieren ver»
Iglesia en España Última hora

Joseba Segura, obispo auxiliar de Bilbao, en el aniversario de la CECO: «Algunos pueden ver y no quieren ver»

El pasado 29 jueves de abril, el obispo auxiliar y administrador diocesano de Bilbao, Joseba Segura,  celebro una Eucaristía en la basílica de Begoña con motivo de la celebración del 25 aniversario de la  Asociación de Ciegos Católicos de Bizkaia, CECO. A su lado, concelebrando, estaban el consiliario de CECO, José Luis Achótegui y el responsable del área de discapacidades de la diócesis y de la Pastoral del Sordo, Sergio Buiza.

Tras la Misa, en los locales del templo, han tenido lugar los homenajes a Carmen García Azumendi, miembro de CECO Bizkaia desde sus inicios y a Javier Navarro, voluntario de la asociación desde hace 24 años.

Según nos cuentan desde la diócesis vasca, ambos se han mostrado agradecidos por el detalle.  Para Javier el voluntariado le ha aportado «poder vivir la fe desde un punto de vista de servicio a los demás», ademas de haberse enriquecido  por la aceptación «de muchos discapacitados visuales». Por su parte, Carmen considera providencial haber conocido a este grupo, ya que ha podido identificarse «con un carisma que yo llevaba dentro y no sabía que lo tenía. Dios nos lleva de la mano».

Durante su homilía, Segura ha hablado sobre los sentidos y que no es más ciego el que físicamente no puede ver que aquel que, estando biológicamente capacitado para hacerlo, está impedido por otro tipo de cegueras. «Otros, tienen el oído que les funciona perfectamente, pero no son capaces de escuchar, porque creen que lo saben todo y que no necesitan de nadie. Otros, viven solos y no tienen contacto físico, no tienen a quien tocar; otros tenían un gran disfrute con el sentido del gusto, pero ahora, en algunos casos, ciertas variantes de la covid, lo que hacen es quitar el gusto y ya no pueden disfrutar tampoco de una buena comida o de un buen vino. Finalmente, sabemos que el olfato a algunos les ha fallado casi siempre y no son capaces de situarse bien ante determinadas situaciones, porque no las huelen bien y no son capaces, tampoco, de valorar a las personas porque en el fondo tienen esa dificultad de darse cuenta, en ese sentido simbólico, de lo que puede ser o dar de sí una situación».

Sacar partido a las capacidades

El obispo administrador diocesano ha proseguido afirmando que el problema nunca ha sido tener estas u otras debilidades, desde el punto de vista de la fe y el punto de vista de Dios «primero, porque todos hemos recibido de maneras diferentes y en dones distintos mucho más de lo que nos podemos creer que nos falta». Ante esta realidad, Segura ha invitado a sacar partido de las posibilidades de desarrollar las capacidades que tiene cada cual.

El prelado ha dado gracias a Dios por la gran diversidad de carismas y dones «que no tienen nunca por qué convertirse en motivo de tensión». Más bien el contrario –ha proseguido– «esta es la grandeza de la fe auténtica, que cuando se comparte y se vive en Jesucristo se convierte en un poder y en una fuerza grande para que los que son distintos hagan juntos muchas cosas».

Ha concluído su homilía pidiendo que «CECO tenga mucho desarrollo y sea un lugar de encuentros en el que se comparta la fe, la esperanza y el amor».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa