Revista Ecclesia » José Mazuelos sobre la eutanasia: «Está cerrada a la transcendencia y fomenta un desprecio por la dignidad del hombre»
Iglesia en España Noticias Última hora

José Mazuelos sobre la eutanasia: «Está cerrada a la transcendencia y fomenta un desprecio por la dignidad del hombre»

En la jornada de ayer tuvo lugar un coloquio a propósito del proyecto del nuevo marco legal que oferta la Ley de la Eutanasia y sobre las implicaciones desde un punto de vista espiritual y médico.

Organizado por la capellanía de la Universidad Pontificia de Salamanca (UPSA), en este diálogo participaron el obispo de Canarias y presidente de la Subcomisión Episcopal para la Familia y la Defensa de la Vida en la Conferencia Episcopal Española, José Mazuelos, y el jefe de Oncología del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca, Juan Jesús Cruz.

El coloquio fue presentado por la rectora de la UPSA, Mirian Cortés, que durante la bienvenida a los ponentes manifestó la necesidad de poder debatir y compartir opiniones sobre la muerte.

Hoy,  Jornada Mundial del Enfermo,  que lleva bajo lema «Cuidémonos mutuamente», algunas de las reflexiones compartidas por los responsables de este coloquio tienen un eco especial.

«Un atentado contra los más débiles»

El coloquio comenzó con la intervención de don José Mazuelos, quien recordó que la eutanasia no es un asunto del ámbito moral, de opinión o exclusivamente vinculado a la religión, sino que, pone sobre la mesa un tema de justicia.

En un contexto como el actual, donde una parte de la sociedad está a favor de la eutanasia, el presidente de la Subcomisión Episcopal para la Familia y la Defensa de la Vida, quiso remarcar las incoherencias latentes en este discurso, cerrado, por otro lado, «a la transcendencia y que fomenta un desprecio por la dignidad del hombre en nombre de la libertad a quitarse la vida».

La primera que el obispo de Canarias ha identificado es que la eutanasia está cimentada sobre la calidad de vida del sufriente, pero no sobre el respeto de la vida humana. «Esta tesis es incoherente, puesto que el hombre no tiene derecho a elegir su muerte, sino que tiene el poder para quitarse la vida… Pero cuando se pide el derecho a morir, a través de la Ley de Eutanasia, se reivindica la licitud de usar el poder de quitarse la vida», ha afirmado.

Frente a la «economía del descarte y al individualismo supremo», Mazuelos aboga por reconocer la vida humana dentro de una dimensión social por naturaleza y que se ahonde con más ahínco si cabe en las vías para ofertar cuidados paliativos.

«Nuestro desafío como sociedad es ayudar a evitar esa situación de sufrimiento con una buena praxis»

Por su parte, el jefe de Oncología del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca, Juan Jesús Cruz, ha destacado en su intervención dos elementos clave a tener en cuenta con los enfermos terminales: la plena autonomía del paciente, con facultades mentales plenas y libertad para decidir, y la buena praxis de los médicos, para proveer calidad de vida del paciente sin alargar su sufrimiento.

Cruz ha explicado que frente a la mentalidad actual en la que la eutanasia parece ser la solución a una muerte digna,  hay medios posibles para evitar el sufrimiento de estos pacientes controlando el dolor. «Nuestro desafío como sociedad es ayudar a evitar esa situación de sufrimiento con una buena praxis. Sin olvidar un apoyo social que permita que el paciente no se sienta solo, ni como una carga, ni abandonado», ha subrayado.

Por último, Cruz Hernández ha abogado por una mayor comunicación con los pacientes, más medios físicos y personal apropiado para acompañar, consolar y atender a los enfermos en esta situación de terminalidad. “Necesitan la seguridad de que no se les abandona, comprensión de su angustia y consideración ante su precariedad”, ha concluido.

El capellán de la UPSA, Gonzalo Tejerina, tal y como recogen desde el departamento de comunicación de la universidad, ha invitado a los asistentes a conocer con detalle la posición de la fe y de la Iglesia católica sobre el final de la vida digna del hombre y ha planteado varias cuestiones:

¿Por qué no se han regulado de una forma legal también los cuidados paliativos?; ¿Un suicidio asistido es el final más digno de la vida humana?; ¿La ayuda amistosa para morir es el mejor gesto de solidaridad humana?



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa