Revista Ecclesia » José María Ruiz Montes: «Para mí es fundamental esa unión entre el arte y la vida de oración»
José María Ruiz Montes: «Para mí es fundamental esa unión entre el arte y la vida de oración»
Ruiz Montes trabajando la madera policromada del Cristo del Perdón, en Puertollano. Imagen de Antonio López Alarcón
Cultura Destacada Última hora

José María Ruiz Montes: «Para mí es fundamental esa unión entre el arte y la vida de oración»

El arte y la vida espiritual han ido de la mano en el transcurso del tiempo.

Es el caso del escultor José María Ruiz Montes,  que cuenta para la diócesis de Málaga, cómo aprendió a orar y cómo esa vía de diálogo con Dios fue permeando su obra hasta convertir su estudio en su principal espacio de oración.

«Mi madre es muy creyente, y aprendió igualmente de mi abuela. Ella fue la que empezó a inculcarme la fe. De ella escuché las primeras oraciones, y luego seguí avanzando con mi catequista, Paco, y con mi párroco, José Luis Linares, que me encargó también mi primera obra. Desde mi trabajo tengo contacto con personas que me aportan mucho, como el sacerdote Salvador Aguilera, y sigo aprendiendo. Ya se convierte en un ejercicio, un deseo de seguir avanzando y madurar en el camino interior a la vez que se hace en la familia o en el trabajo», cuenta.

Una vida de oración compartida y sublimada en el arte

Para Ruiz Montes, la oración es «mi día a día. Ya sea en la naturaleza o en el templo. Hay veces que pides con más desesperación, otros en que la necesitas más fervientemente, pero intento siempre estar conectado al Señor en el día a día. Pararme y orar lo hago a menudo, pero en mi trabajo es donde suelo encontrar más ese espacio, es otra forma de rezar», confiesa.

La oración es para él un alimento fundamental del espíritu, que conecta directamente con la obra sacra a la que este imaginero dedica su trabajo. «Para mí es fundamental esa unión entre el arte y la vida de oración», afirma. «Cuando trabajo en una imagen sagrada, es un modo de estar orando. Interiorizo mucho ese proceso, lo hago desde dentro», reconoce.

En la actualidad, tal y como recogen desde el apartado de comunicación de la diócesis malacitana, está terminando el Santo Cristo de la Veracruz para la hermandad de los Verdes de Almogía; para la de Humildad y Paciencia de Málaga, la imagen de su Cristo titular, y también otros trabajos para los Dolores del Puente, la Salud, el trono de la Sentencia y un Sagrado Corazón para la iglesia del Carmen y Santa Fe de Los Boliches, entre otros.

Este imaginero habla de lo especial que es ese relación en sus día a día. «Ese hilo que te conecta con el Padre y que te hace sentir que estás haciendo lo correcto, me parece la mayor forma de gratitud que podemos tener. Para mí, ser consciente de que cada segundo estás donde Dios quiere, es uno de los mejores motivos para dar gracias», concluye.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa