Revista Ecclesia » José Manuel Horcajo: «Este comedor es un lugar de esperanza, vamos más allá del plato de comida»
Destacada Iglesia en España Última hora

José Manuel Horcajo: «Este comedor es un lugar de esperanza, vamos más allá del plato de comida»

Con la vista puesta en la Jornada Mundial de los Pobres, que se celebra el domingo, 14 noviembre, Mediodía COPE se ha acercado al comedor social de la parroquia San Ramón Nonato de Madrid, que durante la pandemia pasó de dar una media de 225 comidas diarias a 800/900.

El primero en tomar la palabra ha sido Carlos, un usuario peruano de este comedor. Afirma que llegó al comedor porque «me quede sin empleo. Durante la pandemia casi no pude venir. Ahora vengo todos los días de lunes a domingo, donde hay una comida exquisita. Soy voluntario del comedor y hacemos diferentes labores, desde tirar los cartones hasta montar las mesas para los comensales. Me gusta mucho ayudar, me gustan los trabajos humanitarios y lo hago por vocación». Respecto a su situación laboral, explica que «soy cuidador de personas mayores pero hace tres años me operaron de la columna y no lo puedo desempeñar. Actualmente estoy buscando un trabajo, pero mientras colaboro en el comedor».

El encargado de este comedor y de la parroquia San Ramón Nonato de Madrid, José Manuel Horcajo, ha explicado que «a lo largo del mes va cambiando el numero de personas a las que se ayuda, porque cada situación es cambiante, pero aproximadamente unas 500 personas son las que hacen uso del comedor».

Trabajo solidario durante el confinamiento

«Durante el confinamiento tuvieron que cerrar algunos comedores, pero nosotros no lo hicimos no. Llegamos a un pico de mil comidas diarias. Nos sobrepasó a todos y buscábamos recursos de donde no había. Fue asombrosa la solidaridad de las organizaciones como ‘Bomberos sin fronteras’ que ayudaron a repartir todo lo que se preparaba. Empezamos con cero voluntarios y en los hogares de acogida había gente que eran los que cocinaban, ya que todo el mundo estaba en casa. Ahora los voluntarios han cambiado, son unos 200. Cualquier persona que lo necesite puede venir. Este es un comedor social familiar y damos un cuidado y atención especial. Este comedor es un lugar de esperanza, vamos más allá del plato de comida».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa