Revista Ecclesia » José Mª Vegas Mollá, II jornada de la Semana Nacional de Vida Consagrada: «La acción social es consecuencia de la experiencia de Dios, no al revés»
Iglesia en España Noticias Última hora

José Mª Vegas Mollá, II jornada de la Semana Nacional de Vida Consagrada: «La acción social es consecuencia de la experiencia de Dios, no al revés»

La segunda jornada de la  49ª – 50ª Semana Nacional para Institutos de Vida Consagrada comenzó con la intervención del nuncio apostólico de la Santa Sede en España, el filipino Bernardito Auza, hablando de cómo la vida religiosa en nuestro país ha tenido una incidencia de «primer orden por su vitalidad».

Auza ha querido destacar la importancia decisiva de las órdenes y congregaciones en la evangelización del Pueblo de Dios y como impulso de la reforma que afrontó la Iglesia  durante los siglos XVI y XVI.

Antes de despedirse, el nuncio apostólico ha deseado mucha fuerza a la vida consagrada y felicitado a los organizadores de esta semana.

Rosario Ríos: «Dios nos abre horizontes y no nos deja quedarnos donde estamos»

Acto seguido, ha intervenido la presidenta de CONFER, Rosario Ríos.

La hermana de la compañía de María Nuestra Señora, ha hablado del significado que tiene que esta semana, dedicada a reflexionar sobre la vida consagrada, esté entre la ascensión del Señor a los cielos y pentecostés.

«Tenemos que mirar con Su mirada este mundo y ver la hondura de cada situación desde donde Él nos invita, anunciando la Buena Nueva». «Vivir el Evangelio hoy como consagrados, en esta realidad externa e interna a veces difícil, nos hace crecer en entrega apostólica y de ser, humildemente, levadura y sal al servicio del Reino y por eso al servicio de la humanidad».

María José Tuñon: «Estamos llamados a crecer y a ser testigos en este mundo»

La secretaria de la Comisión para la Vida Consagrada de la Conferencia Episcopal Española, María José Tuñón ACI, cuya intervención precedió a la conferencia del profesor José Mª Vegas Mollá, comenzó su mensaje animando a abrirnos al diálogo con el mundo y a estar atentos a ver qué nos puede enseñar esta sociedad. «Es especialmente importante que nuestra mirada esté atenta para estar presente con Jesús en la vida y entre las culturas novedosas que van apareciendo».

José Mª Vegas Mollá: «Hay una carencia brutal de experiencia religiosa»

El claretiano Pedro Manuel Sarmiento CMF se ha ocupado de presentar al conferenciante de la segunda jornada. Tras un largo repaso curricular, el profesor José María Vegas Mollá CMF, que además de sus múltiples colaboraciones académicas y editoriales, imparte clases en el seminario católico de San Petesburgo, ha comenzado su conferencia El valor de una sociedad… ¿con valores?  diciendo que, propiamente, no se puede decir que los «valores estén en crisis pues si estos valen de verdad no pueden dejar  de valer por sí mismos». A su juicio el problema subyace en la percepción que tenemos de los mismos, consecuencia directa del auge del positivismo y el subjetivismo moral. «Se ha volatilizado la noción misma de valor objetivo y se considera que cuando se habla de tal cosa se está hablando de una entidad inexistente con la que designamos simplemente el complejo de nuestras inclinaciones, intereses, deseos».

Citando a C.S. Lewis, sobre el relativismo y las sinécdoques en las que incurren sus manifestaciones públicas, Vegas Mollá ha continuado su disertación criticando duramente a la versión extrema que escenifica la ideología de género. «Criticar ciertas posiciones pueden convertirse en algo peligroso hoy pues puede despertar la ira de muchos, la muerte civil de los disidentes e incluso denuncias ante el juzgado de guardia».Referenciando de vuelta al escritor inglés ha querido incidir hacia el final de su conferencia que, normalmente, «las personas son mejores que sus principios» y que la crítica que hace es hacia las ideas, pues no duda de que aquellos que defienden el subjetivismo extremo, pueden vivir en su vida valores auténticos y que no haya cosas salvables de sus planteamientos.

Sea como fuere, su visión sobre los valores en la sociedad actual es «pesimista. Creo que la sociedad occidental está en franca decadencia».

El sacerdote claretiano ha dejado dos posibles pasos al respecto de la situación actual recurriendo a la historia, colocando a la vida consagrada como puntal de referencia. En primer lugar, «profesar la fe», nutrir de experiencia religiosa a los hombres y mujeres de nuestro tiempo. Al igual que con la llegada de los bárbaros a Roma, los primeros monasterios salvaron la cultura clásica, transmitieron la cultura y evangelizaron a los paganos. «Hoy en día toca hacer una labor similar, sin canonizar el pasado».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa