Revista Ecclesia » José Luis Retana, a sus diocesanos de Salamanca y Ciudad Rodrigo: «Trabajaremos juntos»
Retana
Destacada Iglesia en España Última hora

José Luis Retana, a sus diocesanos de Salamanca y Ciudad Rodrigo: «Trabajaremos juntos»

Visiblemente emocionado, el obispo de Plasencia, José Luis Retana, ha explicado que el Papa le ha nombrado obispo de Salamanca y Ciudad Rodrigo. Aunque ambas diócesis mantendrán su personalidad jurídica y sus estructuras eclesiásticas, una sola persona será obispo ahora de ambas. «Mi larga estancia en Salamanca como rector del seminario y mi relación con el seminario y la diócesis de Ciudad Rodrigo facilitarán mi integración en vuestras dos queridas diócesis. Trabajaremos juntos», les ha dicho.

El obispo ha destacado que «tenía suficientes razones humanas para decir no». Plasencia «se ha convertido en mi casa, en mucho menos tiempo del que esperaba. Sin embargo, no he tenido ninguna razón realmente evangélica para negarme a esta desproporcionada llamada que el Señor me propone», ha reconocido también. Por eso, «no exento de dolor, he aceptado este nombramiento».

En su adiós ha dado las gracias a una ciudad entera por la acogida que le ha brindado, en realidad la que merecía un hombre sencillo que ha desempeñado el cargo como anunció que lo haría cuando hace cuatro años y medio se convirtió en obispo de Plasencia, con humildad y entrega, «como un servicio a los demás».

«Os he sentido cercanos a mi»

«He intentado, en la medida de mis fuerzas, estar cerca de vosotros y que vosotros me sintierais cercano. Durante el primer confinamiento en el tiempo de pandemia. También yo, en aquellas terribles circunstancias os sentí cercanos a mí», ha agradecido el obispo.

«Tengo que marchar y duele. Marcho a una nueva tarea, con la dificultad que supone el dividir el esfuerzo entre dos diócesis y los consiguientes desplazamientos, aunque aquí también he hecho muchos kilómetros. Me llevo en la maleta muchos amigos de esta buena gente extremeña. Y voy en el nombre del Señor, que hace posibles nuestros imposibles; soy consciente de mi debilidad y de Su fortaleza, por eso me fío de Él», ha concluido.

Saludo a Salamanca y a Ciudad Rodrigo

«Os pido ayuda y os ruego paciencia», les ha pedido el obispo a sus nuevos diocesano. «Estoy seguro de que con paciencia y afecto sabréis ayudarme en esta misión que Jesucristo me confía hoy en su Iglesia. Consciente de las dificultades, he aceptado en la obediencia de la fe ante el Señor, encomendándome a la Madre de los Apóstoles».

«Contemplando ahora en mi corazón ambas diócesis, saludo con particular afecto a los sacerdotes de los presbiterios de Ciudad Rodrigo y de Salamanca, tanto del clero secular como del regular, que seréis mis principales colaboradores. Me ofrezco con afecto y respeto a vosotros como padre, hermano y amigo. Trabajaremos juntos. Deberemos trabajar con fidelidad creativa la propuesta vocacional entre nuestros jóvenes, ofreciendo ante todo el gozo de la propia llamada como la mejor y primera pastoral de vocaciones», ha transmitido en su primer saludo el prelado.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa