Opinión

José Andrés, el cocinero asturiano contra el COVID-19, por Fidel García

Uno de los cocineros más solidarios del mundo es el asturiano José Andrés, que aunque reside habitualmente en Nuevo York, su obra de misericordia evangélica dar de comer al hambriento se extiende por medio mundo, incluida su patria, España. Desde hace diez años lleva trabajando gratis y por amor para dar de comer a la gente víctima de grandes tragedias y emergencias sanitarias y climáticas con su equipo de voluntarios y cocineros que llevan platos preparados para personas de diversas partes de hispano-américa (Puerto Rico, Guatemala…) Ahora José Andrés entrega su saber gastronómico y su tiempo en atender a las víctimas de la pandemia más devastadora y hambruna, el Covid-19, por lo que ha recibido sin buscarlos importantes premios, por ofrecer comida a personas necesitadas, no solo en Estados Unidos sino también en España donde la ONG WCK se apoya en el cocinero asturiano y sus voluntarios españoles, para aportar una respuesta global y solidaria desde la gastronomía a la reto famélico del Covid-19. José Andrés no solo prepara buenas y saludables comidas sino que él mismo baja de los fogones y de los pucheros, en donde también anda Dios, como decía la gran escritora Santa Teresa con su gracejo habitual, hasta las calles de Nueva York. A José Andrés le preocupa la buena educación de los niños, que deben estar bien alimentados para poder entender los textos y hacer bien las cuatro reglas, para lo cual fundó un proyecto: Por una escuela Bien nutrida (nada de máster chef televisivo publicitario) ha logrado transformar la comida de un comedor escolar. Tienen las ideas muy claras este genio de la restauración cuando afirma que quienes trabajan en sector de la restauración ayudan a reactivar la economía, mientras se reconstruyen las comunidades. Él lo está demostrando todos los días.

Print Friendly, PDF & Email