Iglesia en España

Jornada diocesana de pastoral y fiesta de la fe en Burgos

Gil Tamayo en Burgos: “El cristianismo tiene vocación de calle”. El sábado 11 de octubre.

Salir de la auterreferencialidad a la que está acostumbrada y buscar nuevas vías de expresión de la fe, ser “una Iglesia que acoja a todo el mundo desde la misericordia gratuita, donde todos se sientan amados, perdonados, acogidos  y alentados a vivir la fe”. Esa ha sido la invitación que ayer sábado hizo a los cristianos burgaleses José María Gil Tamayo, que ha participado en la jornada de pastoral, un evento que marca el pistoletazo de salida del curso pastoral en la diócesis de Burgos y que se ha desarrollado en el salón de Caja Círculo de la calle Concepción. “Necesitamos una Iglesia en salida, no una Iglesia invernadero, más centrada en sí misma que en buscar su lugar en la plaza pública”, ha señalado el portavoz y secretario general de la Conferencia Episcopal Española.

En este sentido, Gil Tamayo ha asegurado que es necesario que los cristianos “se sientan convencidos” de su propia identidad, que busquen “ser coherentes” en todos los aspectos de su vida, pues “el evangelio –ha dicho-, no es un self service donde cada uno coge lo que le interesa”. Para el portavoz de los obispos españoles, es necesario buscar nuevas vías de expresión pública de la fe en la que cada propio cristiano busque su vocación de anunciar el evangelio, incluso las mujeres, cuyo papel, ha asegurado, “debe ser revalorizado”: “¿Qué sería de la Iglesia sin ellas?”, se ha preguntado. Cada cristiano debe convertirse así en un anunciador del evangelio, logrando que “suene a nuevo”. “No vale una pastoral de mantenimiento ni de añoranza; no podemos caer en la tentación de crear guetos. No nos quedemos en una historia pasada y exhibiendo patrimonio. Pongamos a Cristo de nuevo en el centro de nuestra predicación”.

Agradecimiento · La jornada de pastoral, que ha proseguido con talleres formativos en el Seminario de San José, ha concluido con la ya tradicional fiesta de la fe, un festival que cada año conjuga actuaciones musicales -como la del musical Jesucristo Superstar, de la asociación Ademus de Salas de los Infantes- y testimonios de cristianos burgaleses, entre ellos el de una catequista, una madre de familia, una profesora de religión y un joven cooperante con los programas de cooperación al desarrollo UBU-Bangalore.

Tras la fiesta de la fe, la parroquia de San Cosme y San Damián ha acogido una eucaristía presidida por el arzobispo, Francisco Gil Hellín. En la misa, en la que han sido enviados a cumplir su misión evangelizadora los catequistas de la diócesis, Gil Hellín les ha animado a “ser y ejercer” como verdaderos catequistas, a los que ha “agradecido de corazón” su importante labor en la pastoral de la diócesis. La jornada ha concluido con una gran chocolatera en los salones de la parroquia chamarilera.

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.