Internacional Última hora

Joe Biden, a misa tras su victoria

Como un domingo normal. Así vivió el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, el día de ayer. Siguió la rutina semanal de celebrar la Eucaristía en una iglesia cerca de su casa en Wilmington (Delaware), un día después de haber dado su discurso de victoria en las elecciones presidenciales del pasado martes tras un agónico conteo en el que se impuso al republicano Donald Trump. Biden, que es católico practicante, participó en la Misa con su hija Ashley y su nieto Hunter en la iglesia de Saint Joseph on the Brandywine.

Como suele ocurrir, el ya presidente electo salió del templo antes del final del servicio para evitar alterar al resto de los feligreses dada la gran cantidad de periodistas y su séquito de seguridad, según indicó la Agencia EFE. Poco después, se dirigió a un cementerio cercano donde se encuentran enterrado su hijo Beau, así como su primera esposa, Neilia, y su hija Naomi.

Desafíos actuales

Por otro lado, ayer tambíen anunció el lanzamiento de su equipo de transición junto a la vicepresidenta electa, Kamala Harris, y que estará centrado en los principales desafíos actuales del país: encarar la pandemia del coronavirus, recuperación económica, avanzar en la equidad racial y el combate a la crisis climática. Biden, quien fue vicepresidente entre 2009 y 2017 del Gobierno de Barack Obama, se presentó en su discurso de la victoria como el líder conciliador que buscará acabar con la polarización en el país.

La proyección del triunfo del veterano político demócrata llegó después de casi cuatro días de agónica espera, mientras los estados contaban el récord de papeletas enviadas por correo en las elecciones con más participación de la historia de EEUU.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME