Opinión

Jesus amante y amado

Jesus amante y amado, por Juan Pablo Mañueco

 
Me basta el ver la cruz que das abrazo
y el templo de tu cuerpo zaherido,
flagelado, vejado y ofendido
a sentir en mí mismo el latigazo.
Me basta, mi Señor, ese lanzazo
que tu terrena vida la ha concluido
para notar amor que le ha inferido
tu sacrificio a humano en tu regazo.
Bástame, pues, la cruz a estar contigo
en unión de dolor fructificante
sintiendo tu dolor igual conmigo.
Y tu ofrenda total ya es lo bastante
a fundar comunión de Dios a amigo,
sabiendo eres mi Dios, Jesús amante.
Juan Pablo Mañueco

 

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.