Carta del Obispo Iglesia en España

Jesucristo Rey del Universo, por Eusebio Hernández Sola, obispo de Tarazona

jesucristo-rey

Jesucristo Rey del Universo, por Eusebio Hernández Sola, obispo de Tarazona

Queridos hermanos y amigos:

Concluimos hoy el Año Jubilar de la Misericordia que el papa Francisco nos ha propuesto desde el 8 de diciembre de 2015 hasta hoy. Lo hacemos en el marco de la solemnidad de Jesucristo Rey del Universo, último domingo del Año Litúrgico.

Escuchamos este domingo en el evangelio de Lucas (23,35-43) el momento en que la misericordia de Dios se ha derramado con toda su generosidad sobre la humanidad, es el momento de la Cruz en la que Cristo ha redimido a la humanidad.

No deja de ser paradójico que celebremos la fiesta de Jesucristo Rey poniendo nuestros ojos en una realidad de aparente fracaso y de enorme sufrimiento; pero es éste el momento del gran triunfo de Cristo que libremente entrega su vida por amor. Como escuchamos en la carta de S. Pablo a los Colosenses (1,12-20) es el acontecimiento en que Él nos ha sacado de las tinieblas para conducirnos a la luz. Es éste un gran misterio que parece incomprensible a los ojos humanos.

Junto a Cristo en la Cruz, el Evangelista nos presenta a otros dos personajes que están pasando por su mismo suplicio, son dos malhechores. Uno de ellos se une a la burla del pueblo contra Jesús, el otro comprende que Jesús es su salvador.

Es como una fotografía que nos presenta las dos posturas ante el sufrimiento, el primero se cierra en su dolor y con un corazón resentido se une a la burla, el otro –el que llamamos el buen ladrón- abre los ojos de su corazón y descubre que quien está a su lado es el verdadero Rey y que su Reino va a llenar de pleno sentido su existencia. Por eso grita: Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu reino. Esta actitud de este malhechor le conseguirá ser el primero en escuchar de los labios de Jesús: hoy estarás conmigo en el paraíso.

Nosotros queremos también hoy participar de esta actitud de confianza y poner nuestros ojos en Jesús que no nos deja solos antes nuestros sufrimientos y dificultades porque está siempre a nuestro lado. Por ello debemos aclamarlo como nuestro Rey, un rey no según el mundo y sus criterios, sino un rey que es pastor como David (Samuel 5,1-3) que cuida de nosotros con amor y misericordia.

Al concluir hoy el Año Jubilar de la Misericordia pedimos escuchar en nuestro corazón cada día las palabras de Jesús que nos aseguran estar con Él en su paraíso, en su Reino y que nuestra vida sea una trasparencia de él, de verdad y de vida, de santidad y de gracia, de justicia, de amor y de paz; como proclamamos en el prefacio de este día.

Y todo esto lo pedimos no sólo para nosotros, hacemos nuestras las palabras de la oración de consagración Cristo Rey, que hoy está recomendada hacer, y también le pedimos por los muchos que por desgracia, jamás le han conocido, por los muchos que despreciando sus mandamientos, le han desechado. Por ellos pedimos para que vuelvan pronto a la casa paterna, para que no perezcan de hambre y de miseria. Que sea rey de aquellos que, por seducción del error o por espíritu de discordia, viven separados de él: que los devuelva al puerto de la verdad y de la unidad de la fe, para que en breve se forme un solo rebaño bajo un solo pastor.

Con todo afecto os saludo y bendigo.

+ Eusebio Hernández Sola, OAR

Obispo de Tarazona

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email