Diócesis Iglesia en España

Jaén: San Juan de Ávila reúne en Baeza a casi un millar de adolescentes

Los adolescentes de la Diócesis estaban citados hoy en Baeza para ganar el Jubileo Avilista. La cita, organizada por el Secretariado de Infancia y Adolescencia, se ha desarrollado bajo el título “Apóstol del Amor de Dios”. Los adolescentes, más de 600, llegaban, como una marea humana, hasta la plaza de la Catedral provenientes de 35 parroquias de toda la Diócesis, de movimientos cristianos y colegios. Junto a ellos, más de 100 acompañantes y voluntarios de la gran familia que forman el Secretariado de Infancia y Adolescencia. Antes habían sido acogidos en el parque de la ciudad, donde a su llegada habían entregado 1 kilo de alimentos que irá destinado a Cáritas Baeza.
La plaza de Santa María ha acogido una solemne Eucaristía, presidida por el Obispo de Jaén, Don Amadeo Rodríguez Magro. En un enorme escenario, que será esta noche el lugar de una adoración eucarística, una veintena de sacerdotes diocesanos han concelebrado la Santa Misa. La alcaldesa de la ciudad, Lola Marín, así como otras autoridades y representantes de las cofradías de la ciudad Patrimonio de la Humanidad, han acudido a la celebración.

Las lecturas han estado participadas por los adolescentes y el Evangelio ha sido proclamado por el Arcipreste de Baeza, D. Manuel Peláez.

En su homilía, el Obispo ha hecho un recorrido por la juventud de San Juan de Ávila para ponerlo como ejemplo. Al que ha calificado como “un chico de su tiempo que siguió la llamada de Jesús”. Don Amadeo ha explicado que, en su juventud, el Apóstol de Andalucía, “fue buscando qué quería el Señor de él. Él fue buscando el encuentro con Jesús”. A la vez animaba a los adolescentes presentes en la plaza a que “busquen a Jesús en su vida”. Para añadir, “Si algo hay que destacar en la vida de San Juan de Ávila es una coherencia, porque llevaba a Jesús en el corazón y por eso pasaron tantas cosas buenas en la vida de San Juan de Ávila”. En este sentido ha descrito a San Juan de Ávila como “el Apóstol del amor de Dios. Un hombre de su tiempo que se encontró con el misterio del amor de Dios, para ser testigo de Jesucristo”.

Sus últimas palabras han sido dedicadas a la figura de la Virgen María, a la que tenía una gran devoción el patrón del clero español. A la vez que ha anunciado que la imagen de María, presente el presbiterio, será, desde hoy, la que acompañe a los Kairós en la Diócesis, como “lugar de encuentro de Jesús sacramentado”.

Después de la oración de la profesión de fe y la oración de los fieles, se ha bendecido la preciosa talla de la Virgen María, que porta una custodia para exponer al Santísimo, obra del imaginero malagueño, Israel Cornejo.

La ceremonia ha sido solemnizada por las voces de un coro formado exprofeso para esta celebración, compuesto por los coros de las tres parroquias baezanas, San Andrés, San Pedro y San Pablo, así como miembros del coro de la parroquia de La Magdalena de Jaén.

La Eucaristía ha concluido con una gran ovación de los cientos de jóvenes que comenzaban una tarde de vivencias en torno al Apóstol de Andalucía y que, tras una procesión por los lugares de la vida del San Juan de Ávila, concluirá, cerca de las 11 de la noche con un concierto oración en la misma Plaza.

Print Friendly, PDF & Email