Internacional

Inundaciones en Uruguay: ayudas de las comunidades católicas

Uruguay: Comunidades católicas de Salto ayudan a damnificados de inundaciones

Ante la dramática situación que viven miles de evacuados de las inundaciones, las comunidades cristianas de Salto trabajan hace días arduamente para colaborar con los damnificados, especialmente con los que están viviendo en carpas.

En la tarde del viernes la Pastoral Social de la Diócesis de Salto se reunió con los presbíteros de  la ciudad y los grupos que se encuentran trabajando. En la reunión comentaron la situación y las perspectivas de los próximos días al tiempo que coordinaron acciones a partir de lo que ya está realizando el Comité de Emergencia con todas sus instituciones, personal y voluntarios.

Entre la gente que debió abandonar sus casas se puede distinguir quienes han sido realojados en casa de familiares o amigos, quienes están en lugares asignados por el Comité de Emergencia junto a otras familias: clubes, casas de instituciones del estado o privadas, etc. y quienes, por un motivo u otro, están en carpas instaladas cerca de sus casas a las que el río ya llegó. Por otra parte, hay otras zonas inundadas por los dos riachuelos que cruzan la ciudad el Sauzal y el Ceibal.

“Nuestra prioridad está puesta en quienes están viviendo en las carpas. Las hay de encerados, de chapas o de nailon de silos para granos. Prácticamente todas en un estado muy precario donde la humedad y el frío le ganan por lejos a las necesidad y posibilidades de calentamiento y secado tanto de las personas como de sus ropas”, explica el Pbro. García.

“Conversando con la gente expresan también sus temores a fuertes vientos que pudieran registrarse aunque no está previsto. Esta tarde en la reunión que tuvimos en el obispado comentaba una persona que un maestro le había contado que algunos niños se dormían en la clase y preguntándoles se enteró que en la noche no dormían por el frío que hace en las carpas”, narró..

El Comité de Emergencia, como Intendencia y MSP, los militares, entre otros, van siguiendo de cerca, acompañando y atendiendo a tiempo y a destiempo la situación pero la misma desborda toda posibilidad de una atención total, agravada por los días de lluvia, humedad y frío que estamos teniendo y que afectan fuertemente a todos. “A la gente desalojada, por parte del Comité de Emergencia se le ofrecen tres comidas diarias: desayuno, almuerzo y merienda. A veces al sumarse imprevistamente más gente por el incremento permanente del realojo nos decían que, en ocasiones, se dificulta la distribución de las mismas y poder llegar a todos”, comenta García.

Ante una situación que sobrepasa toda posibilidad de ser abarcada en su totalidad esta tarde en el obispado se coordinaron algunas ayudas: el grupo de Pastoral Social de la Parroquia del Cerro con la colaboración de los matrimonios de Encuentro Mundial y del club Ferrocarril, visitarán y ofrecerán una merienda diaria a las carpas situadas en la zona de los Barrios La Humedad, zona norte (donde hay ladrilleros). El grupo de solidaridad Obra de María que tiene su sede en la Casa Diocesana hará lo mismo en las carpas situadas en la zona de Barrio Ayuí Norte, Barrio la Estrella en el entorno del arroyo Ceibal, (zona sur entorno de UTU y CERP) y también la zona del Puente Treinta y Tres (Barrio Santa Filomena), también sur. Otro grupo se aboca a conseguir nailon de silos y buscar la forma de poder reforzar las carpas con mayor precariedad.

Se prevé que con los días el número de evacuados aumente considerablemente al alcanzase la semana próximo el pico de la creciente según los informes de Salto Grande, y que alcanzaría 15,90 mts de altura frente al puerto local  (la creciente del verano 2015-2016 alcanzó a 16,30). A diferencia de la última creciente, esta vez la gente está pudiendo salir con tiempo de sus casas, lo cual permite también salvaguardar mejor algunas de sus pertenencias que siempre se estropean en mayor o mejor grado.

CÓMO Y QUÉ DONAR

Si bien hay muchas necesidades se podrían destacar: calzado de niños escolares, incluso botas (por la humedad se requieren permanentemente), pañales para niños y adultos, mantas y/o frazadas, artículos de limpieza, adherentes, papel higiénico; para las meriendas leche en polvoi, cocoa, azúcar, café…

Las donaciones pueden enviarse a PASTORAL SOCIAL – para inundados- , Diocesis de Salto, 25 de Agosto 71. Salto

Hay agencias que indicando que es para inundados no cobran el flete.

A veces puede ser dinero también para comprar lo que sea necesario en determinado momento o situación concreta de una persona o familia. Para esto puede depositarse en la cuenta de IGLESIA CATOLICA DIOCESIS DE SALTO Caja de Ahorros 044 – 006679-5 avisando por mensaje de texto o wathsapp al telefono 099 071 093

Fuente. Conferencia Episcopal Uruguaya

 

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email