julian-barrio
Iglesia en España

Intervención de monseñor Julián Barrio en acto de Peregrinos de Carretas

Monseñor Barrio inaugura el Centro de Acogida de Peregrinos de Carretas junto al presidente de la Xunta

Intervención de monseñor Julián Barrio en acto de Carretas

Desde que la Santa Sede me encomendó esta Iglesia metropolitana una de mis preocupaciones ha sido la pastoral de los peregrinos aquí junto a la Tumba del Apóstol Santiago, no sólo en los años santos compostelanos en los que no he ahorrado esfuerzo alguno, sino también en los años ordinarios de la peregrinación.

Hoy una de mis aspiraciones compartida por nuestras autoridades autonómicas, por el Concello y por el Excmo. Cabildo Metropolitano como era la de tener un lugar digno para la acogida de los peregrinos aquí en la meta de la peregrinación, se ha realizado gracias al apoyo decidido y clarividente del Presidente da Xunta, a la colaboración económica da Axencia de Turismo de Galicia y de la Secretaria del Gestión del Plan Jacobeo y a la preocupación y seguimiento diligente del Excmo. Cabildo. En todo caso, decimos: a tu nombre da la gloria, Señor, y el honor al apóstol Santiago.

Esta casa que nació para la acogida de los ancianos desvalidos, había sido solicitada para otros proyectos, pero ha sido providencia de Dios dedicarla a esta finalidad de la que se sentirán orgullosas la ciudad de Santiago, la Xunta en la persona de nuestro Presidente, la Directora da Axencia de Turismo de Galicia, el Secretario de Gestión del Plan Jacobeo y quienes colaboran con ellos, y la Iglesia compostelana. Progresamos no sólo cuando vivimos responsablemente el presente sino también cuando somos capaces de intuir el futuro.

En este momento traigo me hago eco de la palabra orante que Dante ponía en boca de Beatriz dirigiéndose al Apóstol Santiago: “Haz que desde aquí resuene la esperanza”. “El hombre no puede vivir sin esperanza: su vida condenada a la insignificancia, se convertiría en insoportable”. “El hombre espera en Dios y en él lo espera todo”. A nosotros nos toca sembrar futuro en llanuras de días y paciencia, sabiendo que el hombre es un impulso de raíces de esperanzas, un tronco que impregnado por la gracia, se eleva a la esperanza fundamental que es Dios. Pero la esperanza es inseparable del amor solidario. “No se puede abrir el proceso de la esperanza sin instituir al mismo tiempo el del amor”, porque la fe funda la esperanza y el amor la acrecienta. “Vivir en la caridad es pues un gozoso anuncio para todos, haciendo creíble el amor de Dios que no abandona a nadie. En definitiva, significa dar al hombre desorientado razones verdaderas para seguir esperando”. La esperanza se convierte en fuente de amor y de servicio al prójimo. Este convencimiento está en la raíz de este proyecto.

Este centro, cercano al venerado sepulcro del Apóstol Protomártir, contribuirá como dijo San Juan Pablo II a que “Compostela, siga siendo hogar espacioso y de puertas abiertas, donde se ha venido dispensando por los siglos y siglos, sin discriminación alguna, el pan de la perdonanza y de la gracia”. Santiago ha de ser faro luminoso en los nuevos caminos de evangelización y de encuentro con los peregrinos, creyentes unos, otros buscando la luz de hoy con la de ayer hasta llegar a la plenitud de la luz. A este centro, que debe ser como una Betania, casa de armonía y de descanso donde los peregrinos puedan reflexionar y dialogar, le darán vida éstos y las personas que les atenderán a quienes agradezco su buen hacer. Trabajemos para que Santiago sea la capital espiritual de Europa, sin excluir otros objetivos razonables al servicio de las personas. En este sentido hay que notar que en el 2013 la estimación del impacto de la Catedral de Santiago en la economía y en el empleo ha sido de 219,3 millones de euros y de 4600 empleos anuales, dejando cada uno de los peregrinos o visitantes 86 euros de media. Como escribe el poeta: “No podemos comernos el pan de la memoria para que el tiempo no nos ahonde en el olvido, tan hartos y tan lentos para el día que viene, mientras vamos hasta el último poniente antes que acabe el arco de la luz”. Ultreia e Esuseia. ¡Muchas gracias!

Foto: Monseñor Barrio inaugura el Centro de Acogida de Peregrinos de Carretas junto al presidente de la Xunta

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.