Iglesia en España Última hora

Instituciones católicas anuncian la desinversión de combustibles fósiles

Cerca de 400 instituciones religiosas han desinvertido en combustibles fósiles y concretamente hoy 47 anuncian su desinversión, en lo que supone el anuncio más grande de la historia. En Europa la Comisión de Conferencias Episcopales de la UE (COMECE) ha anunciado su compromiso y en España, la diócesis de Vitoria y la parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro de Zaragoza, también se unen al anuncio de hoy. La lista completa de instituciones participantes está aquí. El compromiso de hoy de desinvertir de combustibles fósiles es el primero tras la publicación de la primera guía operativa del Vaticano sobre ecología. Estas directrices, que fueron emitidas conjuntamente por todos los dicasterios del Vaticano, animaron a los católicos a evitar invertir en compañías que «dañen la ecología humana o social (por ejemplo, a través del aborto o el comercio de armas), o la ecología ambiental (por ejemplo, a través del uso de combustibles fósiles)».

En el contexto de las inversiones nacionales masivas en respuesta a la crisis de la covid y su recuperación, el destino de las inversiones es aún más significativo. A la par que el país se enfrenta al reto de las restricciones en la vida cotidiana, existe la oportunidad de apoyar a las industrias que protegen conjuntamente los empleos y la salud humana, como la industria de la energía limpia.

El compromiso de los católicos con la energía limpia es parte de la tradición de la Doctrina Social de la Iglesia. Este mes se cumplen cincuenta años de las palabras del Papa Pablo VI, quien dijo que «todo está relacionado […] según el deseo amoroso del Creador», y advirtió sobre el peligro de «conducir a una verdadera catástrofe ecológica». Por su parte, el Papa Francisco en Laudato Si’, en 2015, nos recordó que «todo está conectado» en «una sola y compleja crisis socio-ambiental» y agregó que «no disponemos todavía de la cultura necesaria para enfrentar esta crisis».

El director del Secretariado Social Diocesano de la diócesis de Vitoria, Luis Antonio Preciado, asegura que «cuando uno da los primeros pasos ve que no es tan difícil, pero para el que no da ninguno parece imposible. El mensaje es sencillo; hay que ponerse en camino. Esto es un mensaje que para la inmensa mayoría de la sociedad es aceptable y acogido con ganas». Por su parte, el secretario general de la COMECE, Manuel Barrios Prieto, afirma: «La COMECE se une al movimiento católico de desinversión de combustibles fósiles. Animamos a otros también a unirse a nosotros en la adopción de medidas concretas para resolver la crisis climática. Los compromisos del acuerdo climático de París son importantes, y el Acuerdo Verde Europeo es una forma de hacerlo. La solución de la crisis climática protege a la familia humana de los peligros de un mundo que se está calentando, y se necesitan medidas decisivas ahora más que nunca».

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME