Diócesis Iglesia en España

Inicio del nuevo curso pastoral en Segovia

El pasado lunes dio inicio el nuevo curso pastoral en la diócesis de Segovia. Al finalizar la novena en honor de la Virgen de la Fuencisla, como viene siendo habitual se convocó una jornada para presentar a sacerdotes y laicos la programación pastoral diocesana y la carta pastoral del Obispo. Todo ello marcado en este curso por el “Año de la Fe” convocado por el Papa Benedicto XVI.

Por la mañana tuvo lugar el encuentro de los sacerdotes diocesanos en lo que constituye la primera sesión de la formación permanente del clero que se prolonga a lo largo de todo el curso. El vicario para el clero, Ángel García Rivilla, se explicaba en estos términos: “desde la Delegación para el clero se ha elaborado una programación que incluye la formación académica centrada en el estudio de los principales documentos del Concilio Vaticano II, la formación espiritual con los retiros y ejercicios espirituales y la formación humana con las convivencias festivas de Navidad, Semana Santa, san Juan de Ávila y final de curso”.

Pero antes de presentar esta programación específica para los sacerdotes, la palabra le correspondió al obispo de Segovia, Ángel Rubio Castro quien avanzó a los miembros del clero los contenidos esenciales su nueva publicación “El Catecismo de la Iglesia Católica al servicio de la nueva evangelización”. Como el mismo subrayó no se trata tanto de una carta pastoral al uso cuanto de “unas reflexiones, un instrumento de trabajo para el estudio y la profundización en la fe, dirigido a los sacerdotes, a los catequistas, en definitiva, a todos aquellos que quieran ampliar su formación cristiana”.

Por su parte el vicario de pastoral, Raúl Anaya Luengo, presentó la programación pastoral diocesana para el presente curso que desarrolla el objetivo general que nos señalábamos para el quinquenio 2009-2014: “Promover, animar y consolidar una pastoral de evangelización centrada en la Iniciación Cristiana en orden a formar comunidades vivas y misioneras”. El Año de la Fe se incorpora a los objetivos operativos para este año que son “favorecer los testimonios de fe en los distintos itinerarios de iniciación cristiana con el fin de suscitar una fidelidad alegre; fomentar celebraciones domésticas de la fe en la familia; potenciar las escuelas de catequistas y el Itinerario de Formación Cristiana de Adultos (IFCA) para la formación de adultos; intensificar la celebración de la fe en la liturgia y de modo particular en la Eucaristía dominical; animar a la comunidad cristiana para hacer posible una sociedad más fraterna, solidaria y cercana a la realidad de quienes viven en pobreza y exclusión; dar a conocer la identidad y función de las UPAs; y finalmente, en este “Año de la fe”, animar a los fieles a vivir la fe en medio de la sociedad, involucrándose en la nueva evangelización mediante el testimonio personal y comunitario”.

Por la tarde, estaban convocados todos los agentes de pastoral implicados en las distintas delegaciones y secretariados diocesanos a quienes se les presentaron ambos documentos después de la celebración de la Eucaristía con la que daban inicio los actos de inauguración de curso que reunió a más de un centenar de personas. En la homilía el obispo, Ángel Rubio, les animó a que tomaran parte activa en la nueva evangelización con nuevo ardor “se trata de más entusiasmo, más alegría, el vigor y la convicción con los que se anuncia el Evangelio, la clave está en que quien hace el anuncio de Cristo sea un hombre o una mujer nueva, alguien que haya aceptado al conversión y esté profundamente unido a Cristo”. Invocó al Espíritu Santo para que aliente la vida pastoral de la Diócesis e insistió en que “tomando conciencia de que somos instrumentos en las manos de Dios, estoy seguro de que podemos llegar a muchos hombres y mujeres que no conocen a Cristo”.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email