Iglesia en España

Iniciativas del secretariado de pastoral penitenciaria de Valencia

Por Antonio DIAZ TORTAJADA, Sacerdote-periodista

El Secretariado Diocesano de Pastoral Penitenciaria del Arzobispado de Valencia (SEPVAL) ha iniciado una campaña para regalar a los presos de Centro Penitenciario de Valencia tarjetas navideñas, en blanco o con felicitaciones, así como tarjetas de cabina telefónica para llamar a sus familias durante las Navidades.

Durante las próximas semanas el SEPVAL recogerá tarjetas navideñas en blanco, para que los presos que no disponen de recursos puedan felicitar a sus familias

Igualmente, el secretariado recogerá tarjetas de cabina telefónica de 5 euros para que los presos sin recursos puedan ponerse en contacto con sus familiares durante estas fechas tan señaladas. La campaña navideña incluye también la recogida de sobres en blanco y sellos para el envío de las postales, así como calcetines y ropa interior para los reclusos.

Con esta iniciativa el SEPVAL invita a todas las personas que quieran colaborar  con el objetivo de que la Navidad de los privados de libertad sea más digna y humana ya que  son festividades eminentemente familiares y especialmente tristes para quienes se encuentran alejados de los suyos.

Por otra parte, Secretariado Diocesano de Pastoral Penitenciaria de Valencia (SEPVAL) anima a las parroquias, colegios y comunidades religiosas a contar con el apoyo de personas que han sido condenadas a cumplir “trabajos en beneficio de la comunidad”.

Según la formación académica o profesional de quienes prestan el trabajo, las parroquias o comunidades podrán asignarles tareas de ayuda a labores cotidianas,

Y los trabajadores podrán ofrecer servicios de mantenimiento, administración, oficios varios como albañilería, carpintería o electricidad, entre otros, así como colaboración en programas de ocio, culturales, campañas de ayuda a personas mayores, enfermos, o reparto de alimentos y ropa.

Los trabajos en beneficio de la comunidad son una pena privativa de derechos por la que se obliga al penado a prestar su cooperación en determinadas actividades de utilidad pública, en este caso, eclesial.

Los usuarios deben invertir un tiempo determinado, 4 horas al día, a la tarea asignada, sin remuneración y siempre supervisada por la Administración Penitenciaria, que presta el apoyo y asistencia necesarios para llevar a cabo esta iniciativa de forma eficaz.

Este tipo de sanción tiene la ventaja de ser una medida igualitaria que se cumple en libertad y evita, por tanto, la ruptura con la vida familiar, laboral y social del afectado, además de promocionar valores como la solidaridad, la responsabilidad y el bien común.

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.