procesion-illescas

Illescas acogió la Jornada Diocesana del Enfermo

Don Braulio resaltó la labor de las parroquias en la atención a las personas más necesitadas

Por la tarde, el obispo emérito y exsecretario del Consejo Pontificio de la Salud, don José Luis Redrado, en la conferencia “El Buen Samaritano” indicó que ante la necesidad del prójimo “tenemos que impregnarnos de amor y de misericordia” 

La Parroquia de Illescas acogió ayer domingo, domingo de la Divina Misericordia, la Jornada Diocesana del Enfermo, que en esta edición el arzobispo de Toledo, don Braulio Rodríguez, quiso que se celebrase en esta localidad toledana.

La Jornada dio comienzo en la Parroquia de Santa María con el rezo de Laudes, que contó con la presencia del arzobispo de Toledo, don Braulio Rodríguez, y estuvo presidido por el vicario episcopal de Talavera, don Felipe García, que recordó el papel fundamental de los cristianos en la atención a los enfermos.

 

Posteriormente se celebró la procesión eucarística en la que don Braulio, portador del Santísimo Sacramento bajo palio, llevó la comunión acompañado de numerosos fieles a varios enfermos de la localidad, finalizando con la Santa Misa en el Santuario de la Virgen de la Caridad.

 

En la Eucaristía el arzobispo de Toledo destacó la labor de las parroquias en la atención a las personas ancianas a las que llevan, por medio de sus voluntarios y sacramentos, consuelo, cercanía y auxilio espiritual, “algo especialmente necesario en los tiempos en que vivimos, en que, preocupados por cuestiones de orden material, los enfermos y ancianos corren el riesgo de ser los auténticos marginados de la sociedad del bienestar cuando ésta entra en crisis”.

 

 

Conferencia “El Buen Samaritano”

 

Por la tarde se celebró una conferencia sobre “El Buen Samaritano” a cargo del obispo emérito, exsecretario del Consejo Pontificio de la Salud y Agentes Sanitarios y hermano de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, don José Luis Redrado, expresó que en la parábola del Buen Samaritano no cuenta la identidad de las personas sino la actitud ante la necesidad, “porque no basta saber quién es mi prójimo sino que hay que impregnarse de compasión, de amor, de misericordia y actuar de manera consecuente”.

 

Monseñor Redrado señaló que el buen samaritano es imitador de Cristo “que ha enseñado al hombre a hacer el bien con el sufrimiento y el hombre con el sufrimiento también puede hacer el bien”, porque –según puntualizó- “es preciso descubrir que el enfermo sepa que puede ser útil”.

 

“El mundo hay que sembrarlo de misericordia de amor que es lo que transforma el mundo”, mirando con el “corazón en un mundo descorazonado”, manifestó monseñor Redrado, que concluyó la conferencia invitando a los asistentes a  “haz tú lo mismo, ensanchando tu corazón. Haz tú lo mismo, da la vida ante la parálisis. Haz tú lo mismo cree como el buen samaritano, párate, acércate, cura”.

 

Junto al arzobispo de Toledo, don Braulio Rodríguez, también estuvieron presentes a lo largo de toda la jornada diocesana del Enfermo, el delegado diocesano de Pastoral de la Salud, don José María Campos, el vicario episcopal de Talavera, don Felipe García, junto con los sacerdotes de la parroquia de Illescas.

 

 

 

 

Foto:

 

1.- Don Braulio, portador del Santísimo Sacramento bajo palio, llevó la comunión acompañado por numerosos fieles de Illescas a varios enfermos.

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.