cuaresma-con-santa-teresa
Especiales Ecclesia

III Lunes de Cuaresma: Aviso, por Ángel Moreno de Buenafuente

III Lunes de Cuaresma: Aviso, por Ángel Moreno de Buenafuente

Año de la Misericordia

“Así caen por tierra toda altivez y orgullo. El único motivo que te queda para gloriarte, oh hombre, y el único motivo de esperanza consiste en hacer morir todo lo tuyo y buscar la vida futura en Cristo; de esta vida poseemos ya las primicias, es algo ya incoado en nosotros, puesto que vivimos en la gracia y en el don de Dios” (San Basilio Magno).

III Lunes de Cuaresma: Aviso, por Ángel Moreno de Buenafuente

La imagen de una carroza real puede ser símbolo de vanidad y de ostentación, de orgullo, y de prepotencia, sentimientos contrarios al Evangelio.

Naamán llegó con sus caballos y su carroza y se detuvo ante la puerta de Eliseo. Eliseo mandó a uno a decirle:-«Ve a bañarte siete veces en el Jordán, y tu carne quedará limpia.» Naamán se enfadó y decidió irse, comentando:-«Yo me imaginaba que saldría en persona a verme, y que, puesto en pie, invocaría al Señor, su Dios, pasaría la mano sobre la parte enferma y me libraría de mi enfermedad.”

El papa Francisco advierte: “La mundanidad espiritual, que se esconde detrás de apariencias de religiosidad e incluso de amor a la Iglesia, es buscar, en lugar de la gloria del Señor, la gloria humana y el bienestar personal. Es lo que el Señor reprochaba a los fariseos: «¿Cómo es posible que creáis, vosotros que os glorificáis unos a otros y no os preocupáis por la gloria que sólo viene de Dios?» (Jn 5,44). Es un modo sutil de buscar «sus propios intereses y no los de Cristo Jesús» (Flp 2,21). Toma muchas formas, de acuerdo con el tipo de personas y con los estamentos en los que se enquista (EG 93).

Pensamiento: Solo quien se sabe pobre, pecador, menesteroso, enfermo, débil, está abierto a la misericordia y a la posible curación.

Oración: “Señor, pequé, tened piedad y misericordia de mi”.

Propuesta

Es mejor quedarse el último que ser desplazado de los primeros puestos. ¿Dónde te sitúas interiormente, en el agravio porque no te reconocen, o en la conciencia de tu fragilidad?

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.