Diócesis Iglesia en España

II Pascua universitaria en el Cottolengo de las Hurdes

II PASCUA UNIVERSITARIA EN EL COTTOLENGO DE LAS HURDES

Se ha celebrado la II Pascua Universitaria en el Cottolengo de Las Hurdes, llegando el miércoles 17 de abril al final de la tarde y terminando con la comida el domingo de Resurrección 21 de abril.

Los universitarios querían repetir esta actividad tras la buena experiencia del año pasado con los Esclavos de María y de los Pobres.

La Pastoral Universitaria pretende ayudar al joven universitario a vivir los días de Semana Santa a través del voluntariado. Continuamente el Papa Francisco ha invitado a los jóvenes a que no sean jóvenes de sofá, sino que se impliquen en la transformación del mundo que les ha tocado vivir. Por este motivo se quiere ayudar al universitario a que invierta estos días de sus vacaciones ayudando al prójimo, tocando esa otra carne de Cristo que es el pobre y viviendo junto a otros jóvenes los misterios centrales de nuestra fe, a través también de la participación en los distintos oficios.

De la II Pascua Universitaria los aspectos más importantes son, por un lado el trato con los enfermos. Las hermanas del Cottolengo del Padre Alegre acogen en sus casas a los enfermos más pobres, sin recursos, lo que ayuda a los jóvenes a percatarse de cómo se encuentran otros hermanos. Además muchos piensan que van a ayudar a los enfermos, pero en realidad son ellos quienes nos ayudan a nosotros.

También es un factor muy importante el propio testimonio y carisma de las religiosas. Ellas viven de la Providencia y esto es algo que a los jóvenes les impresiona, especialmente en este mundo donde todo tiene que ir tan sumamente preparado por los hombres sin contar con la ayuda De Dios.

Y finalmente, un aspecto fundamental es el clima de familia, y esto en dos perspectivas. Por un lado, las religiosas con los enfermos y los voluntarios crean este ambiente tan propicio que te ayuda a sentirte como en casa desde el inicio. Y por otro, entre los mismos jóvenes participantes. Entre ellos se crea un ambiente extraordinario de familiaridad, de compañerismo, de estar atentos unos de otros, cultivando esas virtudes que quizás, por el excesivo individualismo que nos azota, descuidamos en el día a día. Esta familiaridad se ve incrementada especialmente con su participación en los oficios, atendiendo a la preparación de los mismos, lecturas, cantos, etc. Todo un clima que ayuda incluso a aquel joven que se encuentra un tanto alejado De Dios o De la Iglesia a encontrarse de nuevo con ambos.

Han participado un total de 21 jóvenes (todas las plazas cubiertas) y sus expectativas se han visto desbordadas y cumplidas con éxito. Han sido días de amistad, de encuentro con Cristo en el enfermo, de testimonio de las hermanas y la Providencia, de oración, de confesión, de participación en los oficios preparados y sumamente cuidados por los jóvenes, especialmente con los cantos. Además Dios nos ha regalado asistir a la primera confesión de una universitaria que, si Dios quiere, en el mes de Mayo recibirá su primera comunión y Confirmación.

Unos días que han sido para todos un regalo de Dios.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email