Iglesia en España Nacional

II Encuentro Nacional SCPE: Existimos para evangelizar

II Encuentro Nacional SCPE: Existimos para evangelizar

El encuentro tuvo lugar en la Parroquia Nuestra Señora de Loreto de Jávea. Esta comunidad parroquial se ha convertido en referente en este Sistema de Nueva Evangelización en España y ha experimentado una transformación en los últimos años, gracias a las Células Parroquiales de Evangelización, convirtiéndose así, en una comunidad acogedora y misionera.

Una Parroquia misionera es una parroquia de puertas abiertas, es una comunidad que acoge con los brazos abiertos y con una sonrisa, y así es como pudieron sentirse los más de 120 participantes de este encuentro. “Estoy encantada, por la calidez, por la acogida que han tenido con nosotros. Nos sentimos como en casa.” comenta Maleni de la Comunidad Monte Tabor de la Diócesis de Cádiz-Ceuta. También Vicente, llegado de la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús de Patraix (Valencia), destaca esta experiencia de acogida: “Ha sido muy bonito, muy emotivo, el recibimiento ha sido fantástico, la gente muy simpática, muy agradable”.

En un ambiente alegre, se inicio este II Encuentro, dando la bienvenida a cada una de las parroquias y comunidades llegadas de diferentes puntos de España.: Cádiz, Pozuelo de Alarcón, Manzanares, Pamplona, Xirivella, Onteniente, Godella, Valencia, Moncada, Gata de Gorgos, entre otras.

El corazón del Encuentro, el corazón de las Células

El pilar, el corazón de este Sistema de Nueva Evangelización es la Adoración Eucarística. La primera misión del evangelizador es adorar al Señor. Por esta razón, después de acoger y dar la bienvenida a todos los presentes, se inició el encuentro con una Hora de Adoración Eucarística. Y en palabras de D. Gianni Mezzasalma, ponente invitado y sacerdote de Ragusa: “Hemos iniciado este encuentro con lo más importante de todo, con una Hora de Adoración Eucarística, poniendo a Jesús en el centro, porque Él es el fundamento de todo lo que nosotros hacemos. Es la fuente y el culmen de toda la Iglesia”.

Y es que, donde se implantan las Células, se crean capillas de Adoración por la Nueva Evangelización. Para este Sistema, éste es el primer paso que hay que dar, para poder renovar y transformar las parroquias en parroquias misioneras.

Testimonios desde Ragusa

En la primera ponencia, titulada: “Testimonios desde Ragusa”, D. Gianni Mezzasalma y Saro Antoci, los dos ponentes invitados, compartieron sus testimonios y su experiencia en las Células Parroquiales de Evangelización.

Gianni Mezzasalma es sacerdote y fue moderador de la Comunidad “me” de Ragusa. Una comunidad fundada por D. Salvatore Tumino, un sacerdote Eccomi, manda

italiano, que tuvo la visión de crear una comunidad dedicada a la Evangelización y a la adoración, y que promovió las Células en Ragusa. Tras treinta años, existen 150 Células en esta ciudad ubicada en la Isla de Sicilia y en la que participan y viven su fe alrededor de 1500 personas.

A los 17 años, D. Gianni tuvo su primer contacto con las Células. Un contacto que  transformó su vida y que, con el paso del tiempo, gracias a las Células descubrió su Mi vocación sacerdotal, así como mi vocación de discípulo, ha nacido gracias a las células. Ha nacido gracias al P. Salvador Tumino, a mi líder y a todos mis hermanos de las células, que me han hecho experimentar un Dios vivo, concreto, resucitado.”

Una de las cosas que destacó sobre su experiencia en las Células, fue lo importante de sentirse acogido y es que: “El último en llegar es el motivo de la existencia de la Célula. La Célula existe para evangelizar, así como la Iglesia existe para evangelizar.”

También dijo que: “La Célula no es una técnica, ni un método, ni es sólo un sistema de evangelización. La Célula, primero que todo, es un corazón. Un corazón nuevo, una mentalidad nueva. La Célula es, antes que nada, una conversión pastoral.”

La segunda parte corrió a cargo de Saro Antoci, laico de la Comunidad “Eccomi, manda me” de Ragusa, que comenzó su vida de fe, gracias a las Células.

Hemos necesitado 30 años para tener 150 células, en una ciudad de 70.000 habitantes. No tengáis miedo. No tengáis prisa, porque la prisa la tiene Jesús. Nosotros sólo tenemos que tener una sola preocupación, hablar a todos de nuestro encuentro con Jesús. Y si alguien os pregunta por qué estamos contentos, aunque tengamos problemas, le podemos responder que es porque hemos encontrado a Jesús.”

Las Células en España

Fernando Mañó, promotor de SCPE en España y en Iberoamérica, explicó que:

“Somos un equipo de promoción. Esta mentalidad funciona de la siguiente manera, soy promotor en el título, pero en realidad es un equipo de visión basado desde la corresponsabilidad de los laicos.”

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email