Iglesia en España Nacional

II Congreso Mundial Sanjuanista: conferencias, comunicaciones y peregrinación a Medina del Campo

Conferencias, Comunicaciones y peregrinación a Medina del Campo en la cuarta jornada del II Congreso Mundial Sanjuanista en la Universidad de la Mística

 

La cuarta jornada del II Congreso Mundial Sanjuanista tuvo su particularidad dentro del marco general del Congreso. No fue una jornada dedicada solamente a conocer al Santo fontivereño en el aula sino también a recorrer la geografía que él mismo conoció y recorrió, y donde vivió durante varios años de su vida.

 

La jornada inició con la intervención del Secretario General de la Universidad de la Mística, el carmelita Jerzy Nawojowski, cuya conferencia tuvo como título “El símil del ‘leño y el fuego”. En su investigación, Jerzy Nawojowski trató un aspecto de la ascética en el proceso de la vida espiritual. Usando el símil del madero y el fuego del capítulo 10 del segundo libro de la Noche, intentó precisar qué sucede con el madero en el proceso de la transformación en el fuego; es decir: en qué consiste, el ejercicio y el esfuerzo humano, en el camino de la unión con Dios, según la doctrina del Místico Abulense. A continuación, se señaló algunas consideraciones generales del símil del fuego y el madero, y se hizo un recorrido enumerando algunas observaciones y reflexiones de San Juan de la Cruz. Igualmente se recordó a algunos autores sanjuanistas, que hablaban acerca de los atributos del fuego y el madero, como proceso de combustión, para entender en cuanto es posible en que consiste la disposición del alma. La entendemos como una actitud emblemática de la ascética de la Noche oscura de San Juan de la Cruz. El madero es el símbolo del alma, que para llegar a la unión con Dios, normalmente necesita pasar por un proceso de transformación.

La segunda ponencia fue impartida por el carmelita Secundino Castro que trató el tema “Cristo, Señor de la Noche”. A su parecer, puede resultar extraño que un estudio se intitule “Cristo Señor de la Noche”, cuando en la obra de la Noche Oscura la figura de Cristo sólo aparece al final del libro. Sin embargo, en su exposición el estudioso mostró que únicamente así, como ha procedido Juan de la Cruz, se puede alcanzar la meta, ya que la noche existe porque a quien se busca es a Cristo, y éste permanece oculto. Que el protagonista de la noche sea Cristo está demostrado por las palabras del Santo al final de la obra, cuando afirma que la pretensión última de la amada era el desposorio con Cristo. También al final se revela, casi como de paso, que Cristo detiene algunas veces la noche para manifestar al alma su consolación y presencia. Y ya después, desde la lógica del proceso espiritual que anuncian los libros precedentes y confirman los siguientes, se llega a la conclusión de que la Noche se constituye por el ocultamiento de Cristo, el objeto de la búsqueda del alma. Por eso Cristo no puede estar explícito en la obra ni tampoco ningún elemento que le deje presentir. Al final sí, porque es la meta del libro. Juan de la Cruz no sólo ha sido fantástico en el hallazgo de la Noche, sino también en su transmisión, según las mismas palabras del Padre Secundino.

 

Después de un breve descanso, los congresistas continuaron con la segunda serie de comunicaciones programada para el día. Las comunicaciones fueron impartidas por Jaime López Peñalba que trató el tema titulado “San Juan de la Cruz como fuente de las espiritualidades sin Dios” y Sonia Petisco que presentó el tema “De San Juan de la Cruz a Thomas Merton: Ecos de la Noche Oscura en la Mística Norteamericana”.

 

La tarde del jueves fue dedicada a una peregrinación a Medina del Campo. Conocer al Santo en los lugares en que vivió y recorrió en vida fue una de las opciones adoptadas desde la primera edición del congreso mundial sanjuanista. Los congresistas del I Congreso, celebrado en septiembre 2017, pudieron visitar Fontiveros, el pueblo natal de San Juan de la Cruz, y Duruelo, donde estuvo la primera comunidad de frailes carmelitas reformados por santa Teresa, siendo el primero de ellos el santo fontivereño. Este año el destino elegido para la peregrinación fue Medina del Campo. Cerca 75 congresistas participaron en esta peregrinación. Medina es como la segunda patria de Juan de la Cruz. Fue el lugar donde más años vivió de manera ininterrumpida, unos 13. Llega por primera vez a Medina del Campo entre los 9 y 11 años en busca de subsistencia para él y la familia. Pronto ingresa en el Colegio de la Doctrina, allí también atendía al servicio de la Iglesia. Su servicio se complementaba con la limpieza, los recados para las religiosas del convento y el recoger limosnas para los niños del colegio. Se abrió para él una nueva oportunidad en Medina cuando ingresó en el hospital conocido vulgarmente como el de “las bubas” para el que prestara sus servicios. Entre 1559 y 1563 el joven Juan siguió clases de latín en el Colegio de la Compañía de Jesús. Contaba entre 21 y 23 años cuando ingresó a la orden del Carmelo que desde 1560 tenía un convento en Medina. La Toma del hábito parece que tuvo lugar hacia el 24 de febrero de 1563. Emitió sus votos en el 25 de febrero 1564, probablemente en presencia de su madre Catalina, actualmente enterrada en el Monasterio de las Carmelitas descalzas de Medina, fundado por santa Teresa.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email