Revista Ecclesia » Ignatius 500: «Ver todas las cosas nuevas en Cristo»
Destacada Iglesia en España Última hora

Ignatius 500: «Ver todas las cosas nuevas en Cristo»

Hay historias que, más o menos, todo el mundo conoce, aunque no se haya leído el original: pasa con El Quijote, con Romeo y Julieta… Con ciertos personajes ocurre lo mismo. Este año vivimos la memoria de una de esas vidas: 500 años desde que Ignacio de Loyola fue herido en Pamplona. El acontecimiento que tras un periodo de convalecencia y conversión, terminaría por transformar a un soldado en el fundador de un carisma que hoy siguen miles de personas en todo el mundo.

El año ignaciano comenzó su andadura el pasado 21 de mayo con una eucaristía solemne celebrada en la catedral de Pamplona presidida por el arzobispo de la diócesis Francisco Pérez y la presencia de Arturo Sosa SJ, superior general de la Compañía de Jesús.

Este jubileo tiene como lema: «Ver todas las cosas nuevas en Cristo». Sosa, en un mensaje en vídeo dirigido a todos los jesuitas, colaboradores y amigos invitaba a que este año ignaciano 2021-2022 sea «un llamado a permitir que el Señor trabaje nuestra conversión. Deseamos descubrir un nuevo entusiasmo apostólico».

Ignatius 500 —nombre que se le ha dado a este año jubilar y que se puede seguir en redes sociales con el hashtag #Ignatius500— no es lo que parece. El objetivo último de celebrar este aniversario no es exaltar la figura de San Ignacio. Como explica el propio General Sosa: «San Ignacio no es el centro de este Año Ignaciano, es el medio a través del cual necesitamos ir a Cristo. Cristo debe estar siempre en el centro».

El pasado mes de mayo, tuvo lugar una conversación entre Silvia Rozas FI, directora de este medio, con el Padre General (P.G. en adelante), que puede visionarse en el canal de Youtube de la Compañía de España: «La herida de Pamplona a Ignacio le cambia la vida. Se dio cuenta de que no podía volver atrás. Mi pregunta es: ¿seremos capaces de asumir la herida de la pandemia como una oportunidad de cambiar [después de la pandemia]?», se interrogaba Arturo Sosa. Es una bonita coincidencia que el año en que se celebra la curación de una herida coincida en medio de un contexto pandémico y de enfermedad que ha puesto en tela de juicio todas las estructuras que nos hemos dado.

La preparación y la comunicación

Preparar un ciclo de celebraciones como este no es algo que se pueda improvisar. Meses antes de comenzar, equipos de personas vinculadas a la Compañía de Jesús se pusieron manos a la obra. Elena Rodríguez-Avial, coordinadora de la Oficina de Comunicación de la Provincia de España, explica que más de una veintena de personas han trabajado durante más de dos años para preparar el programa general y los actos celebrativos. Además, cada una de las instituciones, obras, parroquias y comunidades organiza sus propias actividades para sus miembros: «Es imposible medir la cantidad de personas que están participando en la organización de Ignatius 500 en España», nos dice.

Para hacer llegar todo el calendario de celebraciones oficiales, para «calentar motores» (como dice la propia Elena), la comisión encargada de los preparativos puso en marcha una página web: www.Ignatius500.org. En ella, no solo se puede consultar el itinerario del año jubilar; también se pueden encontrar materiales para trabajar personalmente y en comunidad; las últimas noticias de los eventos que tienen lugar y una tienda virtual, en la que se puede conseguir todo el merchandising oficial de Ignatius 500.

La respuesta de la comunidad ignaciana no se ha hecho esperar, explica Elena, y la mayoría de instituciones se han implicado mucho comunicativamente. Incluso «se han lanzado a difundir sus propios mensajes y materiales comunicativos de Ignatius 500. Aunque siempre con base a los preparados y ofrecidos desde la coordinación del equipo de comunicación». La unión en la dispersión tan propia del carisma de la Compañía de Jesús.

Para Elena, la misión de la comunicación en este año tan especial busca hablar de la espiritualidad ignaciana: «Creo que en ella muchos hombres y mujeres encuentran un camino para comunicarse con el Creador y para trabajar por un mundo que sea mejor para todos».

Suscríbete de forma gratuita para leer el reportaje completo



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa