Congreso de Laicos

Ignacio Virgilito: «Con Intergentes buscamos dar respuestas a las preguntas que se suscitan desde el primer anuncio»

Los Claretianos han renovado las «hojas volantes» del padre Claret para utilizar «la gran red capilar de la Iglesia» y distribuir 5 millones de desplegables en los próximos 5 años, divulgando así «la verdad de la fe de forma sencilla». El proyecto Intergentes, puesto en marcha hace pocos meses por la editorial Publicaciones Claretianas, nace del propio carisma de la congregación y busca ese primer anuncio.

Así lo ha explicado Ignacio Virgilito, periodista al servicio de los claretianos, que ha contextualizado la situación de la Iglesia española: «Hoy ha cambiado respecto de la que era en el siglo XIX, y gracias a ello estamos ahora presentando nuestra experiencia en estos días, en que los laicos nos reunimos a reflexionar y a celebrar nuestra vocación».

Su cercanía a los misioneros le hizo comprender desde el principio este proyecto evangelizador que es Intergentes. «Entronca perfectamente con las raíces carismáticas claretianas. Primero, por su versatilidad. Y es que como herramienta de comunicación, los desplegables son muy útiles. Además, están escritos con un lenguaje claro y propositivo, que pueden ser leídos tanto por aquellos más comprometidos con nuestra fe como por los más alejados; para los jóvenes o para los que son más mayores, y que en definitiva explican, condensando un tema, la riqueza de nuestra Iglesia».

Unos desplegables que pueden encontrarse en situaciones por las que puede pasar cualquier familia, por ejemplo la enfermedad que obliga a plantear preguntas fundamentales y que con ellos se puede dar esa primera respuesta.
«En este sentido me llamó la atención la iniciativa de una parroquia de Pamplona, que se hizo con un gran pedido para buzonear entre los vecinos del barrio, expresando así su deseo de salir al encuentro, de no esperar encerrados. La respuesta fue mejor de la que de primeras hubieran esperado».

Una idea que ha remarcado el periodista es cómo si a alguien le cae en las manos un desplegable «ha sido porque hay otro se lo ha hecho llegar». Intergentes gira en torno a este concepto, «a este ir de la mano de otros». En definitiva, dar ocasión a preguntas y respuestas, a escuchar y a ofrecer.

«Tal como han dicho los últimos Papas, el cristianismo crece por contagio, por atracción. Y qué cierto es. Quien quiera dar a conocer las verdades de nuestra fe ha de ser más testigo que altavoz de ideologías. E Intergentes no da un listado de argumentos para la defensa de una manera de pensar, si no que está pensado para suscitar preguntas»

Un proyecto que se trabaja en las parroquias, también cuando se da pie a la experiencia comunitaria. «Me viene a la cabeza una parroquia en las periferias de Bilbao. Allí se reúnen los migrantes que viven por aquella zona, tantas veces desubicados por lo que supone el cambio de vida. Apoyándose en nuestro proyecto evangelizador, el párroco les propone el mensaje De la Iglesia».

Los desplegables no están pensados solo para las parroquias, ha concluido Virgilito: «Partiendo de la creatividad de cada cual, pueden ser llevados a multitud de sitios. Recepción de hospitales, colegios, tanatorios. Espacios en los que exista desconocimiento de la iglesia o donde nos conste que haya quien necesite escucha».

Print Friendly, PDF & Email