Iglesia en España Nacional

Iglesia y sindicatos reclaman trabajo decente, clave para el «desarrollo sostenible, integrador y solidario»

Iglesia y sindicatos reclaman trabajo decente, clave para el «desarrollo sostenible, integrador y solidario»

■ Antonio Algora (Pastoral Obrera, Conferencia Episcopal Española): «Es necesario lograr unas condiciones laborales que permitan el desarrollo integral de la persona»
■ Cristina Faciaben (CCOO): «Compartimos aspiraciones en relación al trabajo y su centralidad en una sociedad inclusiva que no deje a nadie fuera del progreso»
■ Jesús Gallego (UGT): «El encuentro es muy significativo, puesto que se enmarca en un diálogo global y fundamental sobre el futuro del trabajo»
■ Fernando Díaz (HOAC): «Es necesario recuperar un diálogo fluido entre la Iglesia y las organizaciones sindicales, como lo ha habido en otros momentos históricos»

El 23 y 24 de noviembre se reúnen en el Vaticano organizaciones sindicales de todo el mundo para abordar conjuntamente los desafíos del trabajo. Desde España asisten Antonio Algora, obispo emérito de Ciudad Real y responsable de la Pastoral Obrera de la Conferencia Episcopal Española; Cristina Faciaben, secretaria de Internacional de CCOO; Jesús Gallego, secretario de Internacional de UGT; y Fernando Díaz, consiliario general de la HOAC, que valoran este encuentro sin precedentes.

Con esta convocatoria «el Papa va abriendo posibilidades de diálogo y de crecimiento en nuestra sociedad para que redunde en favor de los que más pueden estar necesitando un cambio de circunstancias que permitan a personas, que contamos por millones, poder acceder al trabajo y vivir dignamente con su actividad laboral». Quien así se expresa es el obispo responsable de la Pastoral Obrera, Antonio Algora. En su opinión, la convocatoria es «esperanza para hacer posible las mejoras y los cambios necesarios de las condiciones de trabajo para tantos y tantos millones de personas cuya dignidad se ve afectada por un trabajo que no podemos llamar decente». Para Algora, participar en el encuentro supone también hacerse dos preguntas claves: «¿qué tienen que hacer los sindicatos hoy en el mundo para aportar de una manera eficiente el modo de alcanzar dichas mejoras? ¿Qué estima necesita tener hoy nuestra sociedad del trabajo de los sindicatos?»

Por su parte, Cristina Faciaben, de CCOO, no ha dudado «ni un momento» en recoger el guante lanzado por el Vaticano al ser una «oportunidad de que dos instituciones como la Iglesia y los sindicatos puedan coincidir» y compartir aspiraciones «en relación al trabajo y su centralidad» y «la idea de sociedad inclusiva que no deje a nadie fuera del progreso». En su opinión, «son diversas las coincidencias y este puede ser el momento para ponerlas en común y buscar estrategias conjuntas para conseguirlas», añade la sindicalista. En este mismo sentido se expresa Jesús Gallego, de UGT, que considera la convocatoria «muy significativa, puesto que se enmarca en un diálogo global y fundamental sobre el futuro del trabajo». Ambos sindicalistas destacan el magisterio de la Iglesia respecto del trabajo y de los trabajadores al estar en sintonía con las líneas de acción del movimiento sindical.

En esta línea se expresa Fernando Díaz, de la HOAC, al señalar que «tender puentes, como suele proponer el Papa, significa construir visiones y comprensiones compartidas, que puedan abrir caminos de diálogo, encuentro, y trabajo común, hacia el reconocimiento práctico de la dignidad humana y la plena humanización de la vida».

Modelo antropológico: centralidad de la persona, en un trabajo decente sostenible, integrador y solidario

Para el obispo Antonio Algora, ser portador de la experiencia desarrollada por el Departamento de Pastoral Obrera de la Conferencia Episcopal Española a lo largo de estos últimos años será su aportación al encuentro: «Desde las directrices que marcó el documento de La Pastoral Obrera de toda la Iglesia de 1994, los diálogos recogidos en El trabajo humano principio de vida o El quehacer de Iglesia ante el futuro del trabajo junto con toda la reflexión sobre cómo trasladar a nuestra sociedad la necesidad de corregir el modelo antropológico vigente para preservar la dignidad del trabajador y lograr unas condiciones laborales que permitan el desarrollo integral de la persona y de todas las personas».

La aportación de Comisiones Obreras y la Unión General de Trabajadores estará orientada a contribuir al diálogo «con un cuerpo de propuestas para que la actual sociedad que globaliza mercados pero no derechos, pueda ser una sociedad inclusiva, justa y solidaria», en opinión de Cristina Faciaben; e introducir en esta agenda, coincidiendo con Francisco, «la importancia para el planeta y para generaciones venideras de un crecimiento integral y sostenible», según apunta Jesús Gallego. Tanto Gallego como Faciaben denunciarán las políticas llevadas a la práctica que se han demostrado injustas con las personas y generadoras de mayor desigualdad y empobrecimiento. En este sentido, insisten en la importancia de recuperar la centralidad de la persona y su dignidad. Para ambos sindicalistas, consecuentemente, es irrenunciable la exigencia de un trabajo decente respetuoso con «un desarrollo y un progreso sostenible, integrador y solidario».

Según Fernando Díaz, «es necesario tomar conciencia de que lo que ocurre con el trabajo humano hoy es la punta de lanza del modelo antropológico, social y cultural que se está construyendo, en el que la persona queda reducida a un ‘recurso’, consumidor y productor». Por eso, añade, «todo paso en la dirección de rehumanizar el trabajo, ayuda a avanzar en la dirección de devolver humanidad perdida a nuestro mundo». «Los sindicatos son necesarios para esto», asegura Díaz, aunque también cree que es importante que las organizaciones sindicales acojan orientaciones de la DSI que pueden ayudarles a configurar una nueva manera de actuar. «El trabajo está cambiando de rostro y necesitamos construir respuestas compartidas que hoy están por pensar, por imaginar, por vivir», manifiesta Díaz.

Diálogo entre Iglesia y sindicatos. En España, habemus manere…

Este encuentro, como proyecto puente entre Iglesia y organizaciones sindicales, abre puertas a un espacio de diálogo en España en paralelo al que realizan los militantes movimientos obreros de Acción Católica «en el día a día con su compromiso apostólico y las distintas acciones que llevan a cabo parroquias insertas en barrios obreros», según Algora. «A lo largo de estos años hemos tenido contactos diversos invitando a los dirigentes sindicales a nuestras jornadas, consejos generales y asambleas de movimientos. Con la celebración de este encuentro de los sindicatos con el Papa, nos animaremos a lograr encuentros más institucionalizados y periódicos en el tiempo», concluye esperanzado.

En similares términos opina la responsable internacional de CCOO, pese a que «actualmente no hay ningún espacio institucional de concertación entre Iglesia y sindicatos» la influencia y el propio desarrollo del encuentro en el Vaticano «podría contribuir a reproducir su estructura a nivel nacional en aquellos países donde no exista, como España. Por parte de CCOO, estaríamos dispuestos a que se estableciera». Abundando en esa línea, el responsable de internacional de UGT se muestra partidario de «participar de buen grado en estos espacios de diálogo para abordar temas comunes como poner en valor el trabajo decente».

Asimismo, señala Díaz que «en España es necesario recuperar un diálogo fluido entre la Iglesia y las organizaciones sindicales, como lo ha habido en otros momentos históricos, de cara a construir esa visión compartida que pretende este encuentro».

La HOAC tiene claro que su misión evangelizadora pasa por tender estos puentes, posibilitar estos encuentros y ayudar a dar pasos en este sentido.

​Abraham Canales Fernández
Director de ​Noticias Obreras (MMTC/HOAC)

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email