Internacional

Iglesia en Colombia asume con esperanza desafíos que dejó la visita papal

Iglesia en Colombia asume con esperanza desafíos que dejó la visita papal

Para la Iglesia católica en Colombia los mensajes y orientaciones que compartió el Papa Francisco durante su visita apostólica al país son un desafío y una hoja de ruta a seguir y así ambientar escenarios de perdón, reconciliación y paz.

Así se hizo conocer este miércoles durante una rueda de prensa que se realizó en la sede de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC) en la que participaron monseñor Ettore Balestrero, Nuncio Apostólico en Colombia; cardenal Rubén Salazar Gómez, Arzobispo de Bogotá y Presidente del CELAM; monseñor Oscar Urbina Ortega, Arzobispo de Villavicencio y Presidente del Episcopado; monseñor Fabio Suescún Mutis, Obispo Castrense y Responsable de Organizar la Visita y monseñor Elkin Fernando Álvarez Botero, Obispo Auxiliar de Medellín y Secretario General del Episcopado colombiano.

Monseñor Fabio Suescún Mutis resaltó que la visita del Santo Padre dejó al país tres lecciones. En primer lugar, la excelente capacidad de organización que tiene el país; el trabajo previo y durante la visita que realizaron los arzobispos, su presbiterio, los laicos y las autoridades civiles; el trabajo que realizó la Policía y las Fuerzas Militares que mantuvieron el orden con una presencia efectiva y discreta; y la labor de los periodistas y medios de comunicación que animaron e impulsaron la visita con alegría y esperanza. “Supimos responder a este reto maravilloso. Demostramos que Colombia es un país rico, maduro y capaz de brindar seguridad, armonía y convivencia”, afirmó el prelado.

En segundo lugar, el obispo castrense destacó la sintonía que el pueblo colombiano tuvo con el Vicario de Cristo. “El pueblo colombiano recibió con ese corazón querendón que tenemos y también fuimos un pueblo que respondió a la entrega del Papa”, afirmó.

Finalmente, aseguró que tras la visita a Colombia se debe emprender los siguientes pasos. “El Papa en su enseñanza fue claro, directo, conocedor de nuestra realidad con un mensaje del Evangelio que llegue a la realidad de cada uno de nosotros y del país”, manifestó.

Por su parte, monseñor Ettore Balestrero, Nuncio Apostólico en Colombia, afirmó que la visita del Sumo Pontífice deja alegría, entusiasmo, nostalgia, mucha responsabilidad y autorreflexión para los colombianos. El Diplomático precisó que para Colombia fue una alegría encontrarse con el Papa y ello demostró que el país no está solo. “Colombia es un pueblo sufrido, pero muy noble; es un pueblo muy apreciado por el Papa; y es un pueblo que quiere pasar la página para empezar algo nuevo”.

Sobre la responsabilidad que tiene Colombia tras la visita, aseguró que es necesario poner en práctica los mensajes que el Papa dejó. “Estas palabras fueron como saetas: contundentes (por ello) tenemos la responsabilidad de acercarnos al otro como a la carne de Cristo”, afirmó el diplomático.

Para monseñor Oscar Urbina Ortega la visita papal tiene dos retos: la reconciliación entre los colombianos y la construcción de un orden nuevo. Sobre el primer reto aseguró que Colombia “debe seguir dando pasos para acercarnos a los otros, reconocerlos, mirarlos a la cara y caminar junto a ellos”. Así, manifestó que la reconciliación debe partir de un trabajo serio por y con las víctimas. “El Papa le dio otra calificación (a la reconciliación) con los pobres porque la inequidad genera nuevas violencias”, afirmó.

En relación al segundo reto recordó que la construcción de un nuevo orden implica el respeto a la dignidad de la persona, fortalecer la convivencia a través del diálogo y el rescate ético. “Tantos años de violencia nos hicieron pensar que todo vale, que los fines justifican los medios. Eso es lo que ha destruido nuestro corazón, lo ha llenado de violencia, de odios y venganza. La ética va permitir que se regulen las relaciones entre los colombianos”, señaló Urbina Ortega.

Finalmente, el cardenal Rubén Salazar Gómez expresó su esperanza de que los colombianos tengan la capacidad de asimilar los mensajes del Papa Francisco. “Ojalá esta vez Colombia, sí escuche al Papa. La experiencia nos ha demostrado que nuestro pueblo tuvo oídos sordos. Necesitamos escuchar al Papa. Es un mensaje claro, transparente, absolutamente convincente y nos muestra como debe ser nuestro caminar como pueblo, familia y como personas”, afirmó.

Fuente: Conferencia Episcopal de Colombia

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email