Especiales Ecclesia Rincón Litúrgico

I Sábado de Adviento, por Ángel Moreno de Buenafuente

I Sábado de Adviento, por Ángel Moreno de Buenafuente

Introducción

Los primeros padres, por su desobediencia, fueron expulsados a una tierra baldía, de zarzas y abrojos, con la penosidad de comer el pan con el sudor de la frente y con el esfuerzo del trabajo.

Las promesas mesiánicas rezuman abundancia no solo para el bienestar de las personas, sino que toda la creación se armoniza, y recupera la belleza, la fecundidad y feracidad primeras.

Los árboles frondosos y las mieses maduras, los prados abundantes y los campos sembrados, se convierten en el paisaje que aventura bendición.

Texto bíblico

“Te dará lluvia para la semilla que siembras en el campo, y el grano de la cosecha del campo será rico y sustancioso; aquel día, tus ganados pastarán en anchas praderas; los bueyes y asnos que trabajan en el campo comerán forraje fermentado, aventado con bieldo y horquilla. En todo monte elevado, en toda colina alta, habrá ríos y cauces de agua el día de la gran matanza, cuando caigan las torres” (Is 30, 23ss).

Texto místico

Mil gracias derramando,/ Pasó por estos sotos con presura,/ Y yéndolos mirando,/Con sola su figura/ Vestidos los dejó de su hermosura” (san Juan de la Cruz, Cántico Espiritual 5).

Texto pontificio

Para la tradición judío-cristiana, decir « creación » es más que decir naturaleza, porque tiene que ver con un proyecto del amor de Dios donde cada criatura tiene un valor y un significado. La naturaleza suele entenderse como un sistema que se analiza, comprende y gestiona, pero la creación sólo puede ser entendida como un don que surge de la mano abierta del Padre de todos, como una realidad iluminada por el amor que nos convoca a una comunión universal” (Francisco, LS 76).

Mieses

Coronas el año con tus bienes, | tus carriles rezuman abundancia;/ rezuman los pastos del páramo, | y las colinas se orlan de alegría; las praderas se cubren de rebaños, | y los valles se visten de mieses, | que aclaman y cantan (Sal 64, 12).

¿Acrecientas la creación o la esquilmas?

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.