Portada » Especiales Ecclesia » I Jueves de Adviento, por Ángel Moreno de Buenafuente
Adviento 2017 Especiales Ecclesia Rincón Litúrgico

I Jueves de Adviento, por Ángel Moreno de Buenafuente

 Primer jueves de Adviento, por Ángel Moreno de Buenafuente

Introducción
Las profecías mesiánicas se describen con imágenes de banquetes, de abundancia de bienes, como reconquista del paraíso, y como en la primera creación, será regalo de Dios, que se compadece de su pueblo.
La Navidad tiene la correspondencia con un tiempo rico en sabores, en postres, cenas, mesas familiares, que debieran evocar la magnanimidad de Dios, quien nos deja saborear los dones de la tierra.
Este tiempo es propicio para la generosidad solidaria. Crece la sensibilidad en favor de los que tienen menos. A la mesa de la creación están invitados todos.

Texto bíblico
Confiad siempre en el Señor, porque el Señor es la Roca perpetua (Is 26, 1-6).

Texto místico
Y luego a las subidas/ Cavernas de las piedras nos iremos,/ Que están bien escondidas,/ Y allí nos entraremos,/ Y el mosto de granadas gustaremos (San Juan de la Cruz, Cántico Espiritual 37).

Texto pontificio
“El amor, lleno de pequeños gestos de cuidado mutuo, es también civil y político, y se manifiesta en todas las acciones que procuran construir un mundo mejor. El amor a la sociedad y el compromiso por el bien común son una forma excelente de la caridad, que no sólo afecta a las relaciones entre los individuos, sino a «las macro-relaciones, como las relaciones sociales, económicas y políticas ».156 Por eso, la Iglesia propuso al mundo el ideal de una « civilización del amor » (Francisco, LS 231).

El granado
Cuando el Señor, tu Dios, te introduzca en la tierra buena, tierra de torrentes, de fuentes y veneros que manan en el monte y la llanura, tierra de trigo y cebada, de viñas, higueras y granados, tierra de olivares y de miel, tierra en que no comerás tasado el pan, en que no carecerás de nada, tierra que lleva hierro en sus rocas y de cuyos montes sacarás cobre, entonces comerás hasta saciarte, y bendecirás al Señor, tu Dios, por la tierra buena que te ha dado (DT 8, 7-10).

La belleza de la floración, la abundancia de semillas de los frutos y las referencias bíblicas hacen del granado símbolo de la fertilidad, del amor, de la unidad y comunión, de bendición y de fiesta, matices que enriquecen este tiempo de esperanza.
¿Cuidas los detalles en tu convivencia?

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
I Jueves de Adviento, por Ángel Moreno de Buenafuente, 10.0 out of 10 based on 1 rating
Print Friendly, PDF & Email