Iglesia en España

I Jornada de Transparencia y Buen Gobierno: «Caminar juntos, también en transparencia»

«La oración no es un adorno en este nuevo tiempo en el que la Iglesia busca su nueva manera de situarse en el mundo global, secularizado en parte, especialmente nuestras sociedades. Es bueno poder ofrecer de manera sencilla pero decidida lo que pensamos, también en el ámbito de la economía, es decir, en la organización de la casa común». Con estas palabras inauguró Luis Argüello, secretario general de la CEE, las I Jornadas de Transparencia y buen gobierno que organiza hoy la Oficina de Transparencia y rendición de cuentas de la CEE. «Debemos caer en la cuenta de cómo toda la realidad está relacionada: Hay que cuidar la Casa en la que vivimos, salvar el planeta, ocuparnos especialmente de quienes vivimos en esta Casa Común, la familia humana», expresó el secretario. En esta misma línea, advirtió que «tenemos que buscar una comprensión de la persona, hombre y mujer, de la familia abierta a la vida en medio del invierno demográfico, y cómo no, una perspectiva de la trascendencia para que más de allá de aquello que se pesa, que se cuenta, que se mide, y que es importante realizarlo en la vida cotidiana, tengamos fundamentalmente esperanza».

Contestando a las palabras del consejero delegado del Banco Santander, Rami Abukhair, que profundizó en el optimismo, monseñor Argüello le invitó a dialogar incorporando «la esperanza», una categoría genuinamente teologal que «está fundada no solo en un Dios creador, sino en un Jesús redentor». El obispo auxiliar de Valladolid ahondó en el lema de esta jornada, «Avanzando en transparencia», que orienta «el buen gobierno en la vida económica de la Iglesia, donde también existe el riesgo, la tentación y la caída en comportamientos corruptos o abusivos, en la búsqueda solo del propio interés, en la perdida, por tanto, del crédito y de la confianza a la hora de situarnos en medio de la plaza publica y las relaciones con los demás».

Por eso , alentó el prelado, es importante que pongamos medios, «medios de transparencia y de buen gobierno para salir al paso de lo que puedan ser en nosotros comportamientos equivocados».

Los sueños

Para concluir, quiso destacar la importancia de «caminar juntos» para cumplir lo que el Papa Francisco llama «sueños» en su última exhortación «Querida Amazonia»: Los sueños que tienen que ver con la ecología, con la cultura, «que tienen que ver también con la propia fe y la transformación de la vida de la iglesia. Pero vivimos en un tiempo en el que existen tantas posibilidades de manipular los sueños, de ofrecer a nuestra capacidad de soñar virus interesados por la propia potencia de las fuerzas tecnológicas de este momento». El buen gobierno en la vida De la Iglesia «tiene siempre la referencia del Buen Pastor que da la vida por aquellos a quienes quiere acompañar y gobernar y genera sueños que hablan de fraternidad y ciudadanía. Sueños que hablen de una casa que sea hogar y una humanidad que sea familia. De un corazón que no se descifre solo como individuo de una especie, sino como persona que se relaciona, y de una esperanza que nos trasciende, que nos hace atravesar incluso los días de niebla o la zonas oscuras sabiendo que quien es el principio y fundamento de todo nos acompaña en el camino que realizamos».

Un valor en las organizaciones

La primera ponencia de la mañana corrió a cargo de Javier Amorós, subdirector general de «Transparencia y Buen Gobierno» y presidente en funciones del Consejo de Transparencia y Buen Gobierno: «La transparencia es un valor en las organizaciones como la sinceridad en una relación personal», expresó, haciendo un repaso por la evolución de las leyes de transparencia que comenzaron en Suecia en 1766, y que a partir del año 2000 se potencia en todos los países. «Cada comunidades autónoma tiene su ley de transparencia a las que tienen que ajustarse las distintas diócesis, que responden así a la ley estatal», explicó. La rendición de cuentas es la base de la transparencia y las administraciones publicas a nivel empresarial y social «tienen ya conciencia de que la transparencia añade un valor añadido a las empresas que promocionan el conocimiento y la divulgación».

Amorós explicó a los ecónomos y demás miembros que trabajan en la economía y comunicación de las diócesis españolas, que «estamos obligados a publicar pro activamente una serie de informaciones que favorezca que el ciudadano sepa cómo estamos organizados, además de una información económica, presupuestaria y estadística: también contratos con alguna entidad pública o los convenios de colaboración».

Necesidad de transparencia voluntaria

Por su parte, Javier Martín-Cavanna, director de la Fundación «Compromiso y Transparencia», ahondó en la claridad que se les exige a las empresas o instituciones que tienen «fines más altos como la Iglesia», para que «cuiden esos aspectos de rendición de cuentas de una manera mucho más exigente que otro tipo de empresas». Aunque por ley no tengamos que publicar, «la transparencia voluntaria es muy necesaria en tanto en cuanto afecta aquella parte que incide en la sociedad». En este punto puso el ejemplo de los medios de comunicación, a los que exigió ser transparentes en sus contenidos para que el consumidor de información «pueda saber qué contenido es real y cuál está patrocinado y por lo tanto es publicidad».

La transparencia no es cantidad de información, «sino calidad de la misma», concluyó. Por último, animó a las diócesis a elaborar «standares» de los indicadores económicos «porque la transparencia en la Iglesia no debe ser por ley, sino que los fieles se merecen que les informemos y sea con claridad».

Cambios relevantes

La Jornada continuó con la mesa redonda sobre los aspectos de buen gobierno en las diócesis enfocado a la auditoría y transparencia. En el coloquio participaron Alejandro García López, de PWC, y Jesús Jiménez y Yolanda Pérez, de KPMG. Ambas auditoras profundizaron sobre los cambios relevantes en el contexto eclesiástico para integrar las buenas prácticas de gestión económica, control de información interna y nuevos requisitos para las diócesis. Además, se anunció a las diócesis que para el próximo mes de septiembre dispondrán de un documento que incluya procesos significativos para la transparencia como elementos patrimoniales, inversiones financieras, tesorería, subvenciones, compras, impuestos y elaboración de memoria de actividades.

Print Friendly, PDF & Email