Rincón Litúrgico

Homilías papales para el 1º Domingo de Cuaresma, B (22-2-2015)

Juan Pablo II Benedicto XVI

Homilías papales para el 1º Domingo de Cuaresma, B (22-2-2015)

NVulgata 1 Ps 2 EConcordia y ©atena Aurea (en)

 

(1/4) Benedicto XVI, Ángelus 26-2-2012 (de hr es fr en it pt)

(2/4) Benedicto XVI, Ángelus 1-3-2009 (de hr es fr en it pt)

(3/4) Benedicto XVI, Ángelus 5-3-2006 (de hr es fr en it pt)

(4/4) San Juan Pablo II, Homilía en la parroquia de San Andrés delle Fratre 28-2-1982 (it pt):

«1. Con palabras sumamente concisas el evangelista Marcos alude al ayuno de Jesús de Nazaret durante cuarenta días, que cada año se refleja en la liturgia de Cuaresma: “El Espíritu empujó a Jesús al desierto. Se quedó en el desierto cuarenta días, dejándose tentar por Satanás; vivía entre alimañas, y los ángeles le servían” (Mc 1, 12). Después, tras el encarcelamiento de Juan Bautista, Jesús fue a Galilea y comenzó a enseñar. Decía: “Cumplido es el tiempo y el Reino de Dios está cerca; convertíos y creed en el Evangelio” (Mc 1, 15). El ayuno de cuarenta días de Jesús de Nazaret fue una introducción al anuncio del Evangelio del reino de Dios. Este ayuno ha marcado el camino de la fe en las almas de los hombres, sin el que el Evangelio del Reino queda cual grano arrojado en tierra estéril.

  1. Este comienzo del Evangelio del Reino, que llega a la Iglesia a través del ayuno de cuarenta días, la liturgia de hoy lo compara al arco iris que fue signo de alianza de Dios con los descendientes de Noé después del diluvio. Con el Arca de Noé se compara también en la primera Carta de San Pedro Apóstol la Iglesia, en la que Cristo actúa incesantemente la obra de la Redención tras haber obtenido la victoria sobre la muerte y el pecado. Pero el Arca de Noé fue un espacio cerrado. La obra de Cristo es ilimitada en el espacio y el tiempo. La Iglesia está al servicio de esta obra como signo e instrumento.

Cristo, muerto una vez para siempre por los pecados, el Justo por los injustos, para volvernos a llevar a Dios. Cristo, sentado a la diestra Dios, porque subió a los cielos, donde le están sometidos los Ángeles, Potestades y Dominaciones. Este Cristo, en el Espíritu Santo, “fue a proclamar su mensaje a los espíritus encarcelados que en un tiempo habían sido rebeldes” (1P 3, 19), igual que en los días de Noé. [“San Pedro hace referencia a Noé y su Arca, para decir que la muerte de Cristo anuncia la salvación a los que murieron entonces” (Homilía 21-2-1988)]. El mismo Cristo nos salva en el bautismo, es decir, nos redime “no limpiando una suciedad corporal, sino impetrando de Dios una conciencia pura” (cf 1P 3, 21): nos salva y redime gracias a su resurrección.

  1. De este modo, pues, la liturgia de este domingo inaugura el ayuno de la Cuaresma, basándose primero en el ejemplo de Cristo y luego en el poder redentor de Cristo que actúa en su Iglesia y en todo lo creado, en su poder redentor y santificador. La Cuaresma es el camino que se abre ante nosotros. Por esta vía desea caminar la Iglesia entera en estos cuarenta días.
  2. Y por esto ora así hoy: “Señor, enséñame tus caminos, instrúyeme en tus sendas. Haz que camine en la verdad; enséñame, porque tú eres mi Dios y Salvador; en ti he esperado siempre” (Sal 25, 4-5). La Cuaresma es la vía de la verdad. El hombre debe encontrarse en toda su verdad ante Dios. Asimismo, debe releer la verdad de las enseñanzas divinas, de los mandatos divinos, de la voluntad divina; debe confrontar con ellos la propia conciencia. Por aquí pasa el camino de la salvación. Este es el camino de la esperanza.
  3. Y la Iglesia sigue orando de este modo: “Acuérdate, Señor, que tu ternura y tu fidelidad son eternas. Acuérdate de mí con misericordia, por tu bondad, Señor” (Sal 25, 6-7). La Cuaresma es la vía de la verdad, es el tiempo del despertar de las conciencias. Pero sobre todo es el camino del amor y de la misericordia. Solo mediante el amor la verdad despierta el hombre a la vida. Solo el amor, que es misericordia, enciende la esperanza. El ayuno de la Cuaresma es un gran grito del Amor. Grito penetrante. Grito definitivo. Es el gran tiempo de la misericordia. ¡Que todos reconozcan este camino!
  4. Y por ello la Iglesia sigue pidiendo en la liturgia de hoy: “El Señor es bueno y es recto, y enseña el camino a los pecadores; hace caminar a los humildes con rectitud, enseña su camino a los humildes” (Sal 25, 8-9). La Iglesia pide humildad para el corazón humano. Ora para que a través de la humildad el hombre se encuentre en la verdad, para que se encuentre en la verdad interior, y así llegue a encontrarse con el amor que es más fuerte que el pecado y que la muerte, más fuerte que todos los males; para que se deje guiar por la Palabra divina. “No solo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mt 4, 4).
  5. Este es el programa del primer Domingo de Cuaresma (…). 8. En este primer Domingo de Cuaresma deseo repetir las palabras de San Pedro Apóstol, primer Obispo de la Iglesia de Roma: Queridísimos, “Cristo murió por los pecados una vez para siempre, el inocente por los culpables para conducirnos a Dios” (1P 3, 18). Amén».

LA PALABRA DEL PAPA.– «Jesús, al dar a Simón (…) el título, más aún, el don, el carisma de la fuerza, de la dureza, de la capacidad de resistir y sostener –como es precisamente la naturaleza de una piedra, de una roca, de un peñasco–, asociaba el mensaje de su palabra a la virtud nueva y prodigiosa de este apóstol, que había de tener la función, él y quien le sucediera legítimamente, de testimoniar con incomparable seguridad ese mismo mensaje que llamamos Evangelio» (Pablo VI, Audiencia general 3-4-1968: fr it). «El mensaje de Cristo, de generación en generación, nos ha llegado a través de una cadena de testimonios, de la que Nos formamos un eslabón como sucesor de Pedro, a quien el Señor confió el carisma de la fe sin error» (Pablo VI, Homilía 20-9-1964: it). «Junto a la infalibilidad de las definiciones “ex cáthedra”, existe el carisma de asistencia del Espíritu Santo concedido a Pedro y a sus sucesores para que no cometan errores en materia de fe y de moral y para que así iluminen bien al pueblo cristiano» (San Juan Pablo II, Audiencia general 24-3-1993: es it). «Al escogerme como Obispo de Roma, el Señor ha querido que sea su Vicario, ha querido que sea la “piedra” en la que todos puedan apoyarse con seguridad» (Benedicto XVI, Homilía en la capilla Sixtina 20-4-2005: de es fr en it lt pt).

LOS ENLACES A LA NUEVA VULGATA.– «Esta edición de la Neo-Vulgata puede servir también (además de especialmente para la liturgia) para que la tengan en cuenta las versiones en lengua vulgar que se destinan a uso litúrgico y pastoral, y (…) como base segura para los estudios bíblicos» (San Juan Pablo II, Constitución apostólica Scripturarum thesaurus 25-4-1979: de es fr en lt pt). «La palabra sagrada debe presentarse lo más posible tal como es, incluso en lo que tiene de extraño y con los interrogantes que comporta» (Benedicto XVI, Carta al presidente de la C. E. Alemana sobre un cambio en las palabras de la Consagración 14-4-2012: de es fr en it pl pt).

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email

Fray Gregorio OCD

Nací en El Arenal (Ávila) en 1954, cuando en toda la Iglesia se celebraba
con gozo el «Año Mariano» decretado por Pío XII. Profesé en el Carmelo
Descalzo en 1975, y estudié filosofía y teología en Salamanca. Gracias a
Dios, me fiaba totalmente del Papa, y me confirmaban en ello las
afirmaciones que leía de los Papas sobre su insustituible misión. Y en 2007
comencé a enviar por correo electrónico la homilía del Papa correspondiente
a cada domingo y fiesta.

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario