Rincón Litúrgico

Homilía para el domingo 7 de agosto de 2016, 19 Tiempo Ordinario, C, por José-Román Flecha de Andrés

Homilía para el domingo 7 de agosto de 2016, 19 Tiempo Ordinario, C, por José-Román Flecha de Andrés

Esperando la noche es el título homilético para el domingo 7 de agosto de 2016, 19 Tiempo Ordinario, C, por José-Román Flecha de Andrés

“Aquella noche se les anunció de antemano a nuestros padres para que tuvieran ánimo al conocer con certeza la promesa de la que se fiaban”. El libro de la Sabiduría (18,69) evoca con estas palabras la intervención de Dios para liberar a su pueblo de la esclavitud padecida en Egipto.

El texto continúa recordando la esperanza de Israel: aguardaba la liberación de los inocentes y la perdición de los culpables. La liberación de su pueblo era la gran revelación de la misericordia y de la justicia de Dios.

En este tiempo de gracia y de misericordia, hacemos nuestras las palabras del salmo 32, que hoy se nos propone como respuesta a la lectura: “Nosotros aguardamos al Señor: él es nuestro auxilio y escudo: que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti”. La fe y la esperanza de Abraham caminan de la mano en el texto de la carta a los Hebreos que hoy se proclama (Heb 11,1-2.8-9).

EL SUEÑO

Y la esperanza es también el tema principal del texto evangélico (Lc 12,32-48). Los discípulos del Señor son comparados con los siervos de un amo importante. Los criados han de mantenerse en vela para recibir a su amo, aunque regrese a casa a la medianoche o a la madrugada. El texto contempla dos posibles actitudes contrapuestas.

• En primer lugar, hay una bienaventuranza especial, reservada para los criados que sean encontrados en vela. El amo es tan generoso que cambiará los papeles habituales. Recogerá sus ropas con un ceñidor, invitará a sus servidores a sentarse a la mesa y él mismo los irá sirviendo.

• Pero no es fácil mantenerse en vela hasta altas horas de la noche, porque el tiempo de la espera siempre es pesado. Algunos tratan de llenarlo comiendo y bebiendo, lo que les lleva a maltratar a sus compañeros. Hay otros que se dejan vencer por el sueño. Esas tentaciones demuestran el poco respeto que tienen a su amo.

LA PRESENCIA

Entre estos apuntes parabólicos, el texto evangélico incluye una exhortación un tanto ambigua: “Estad preparados, porque a la hora que menos penséis, viene el Hijo del Hombre”.

• Habitualmente se entiende esta frase como una seria amonestación a los descuidados. Nadie debería dejarse distraer por sus intereses, caprichos y tentaciones. El Señor llegará a nuestro mundo de forma imprevista. Y seguramente nos tratará con dureza por no haberle esperado, trabajando por tejer una cultura de paz y de armonía.

• Pero cabe también otra interpretación. El buscador de pepitas de oro ha de estar muy atento. En el momento menos pensado, la corriente de agua puede traer la pepita que espera. Los discípulos hemos de tener confianza y no desalentarnos. En cualquier momento se hará visible la presencia del Salvador y se revelará el sentido de la historia.

– Señor Jesús, muchas veces nos pesa la oscuridad y lentitud de la noche. Pero al alba todos los días te hacemos saber que esperamos tu manifestación en este mundo. Queremos vivir una esperanza activa y fraternal. Ven Señor Jesús. Amén.

José-Román Flecha Andrés

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.