Revista Ecclesia » Homilía para el domingo 5 de junio de 2016, Tiempo Ordinario, C, por José-Román Flecha de Andrés
Rincón Litúrgico

Homilía para el domingo 5 de junio de 2016, Tiempo Ordinario, C, por José-Román Flecha de Andrés

Homilía para el domingo 5 de junio de 2016, Tiempo Ordinario, C, por José-Román Flecha de Andrés

El profeta y la vida es el título homilético para el domingo 5 de junio de 2016, Tiempo Ordinario, C, por José-Román Flecha de Andrés

“¡Ahora reconozco que eres un hombre de Dios y que la palabra del Señor en tu boca es verdad!”. Con estas palabras se dirige una pobre viuda al profeta Elías. Ella le había ofrecido hospitalidad y él devuelve la vida al hijo de aquella extranjera de las tierras de Sarepta (1 Re 17.24).

• El relato es muy interesante por varios conceptos. En primer lugar nos dice que la voz de Dios es eficaz en todas partes, que él se muestra misericordioso también con los paganos y que el gran signo de Dios es la promoción y la defensa de la vida humana.

• Por otra parte, la viuda de Sarepta tiene una concepción equivocada de Dios y su justicia, puesto que atribuye la muerte de su hijo a sus propios pecados. Pero el profeta no trata de adoctrinarla con discursos o lecciones. Son los gestos de misericordia los que mueven el corazón a confesar la fe.

• Finalmente, esta mujer pagana no está atada a los estereotipos habituales. Tiene la grandeza de ánimo suficiente para reconocer en su huésped a un profeta. Y en el profeta acepta al Dios del profeta. En medio de un mundo de paganos se nos sugiere que ella no se avergüenza de su fe.

EL DUELO Y LA MISERICORDIA

En la segunda lectura de la misa de este domingo 10º del tiempo ordinario, Pablo da cuenta de su propia misión a los cristianos de Galacia. Es una misión que no nace de su voluntad, sino de la gracia de Dios, que le envía a anunciar el Evangelio. Un Evangelio que no es aprendido de los hombres, sino revelado por Jesucristo (Gál 1,11-19).

• En el evangelio de hoy, Jesús se nos muestra lleno de compasión y de misericordia hacia una mujer viuda que ha perdido a su hijo (Lc 7,11-17). Comenta Juan de Maldonado que “no hemos de esperar a que los pobres y afligidos nos pidan ayuda a voces”.

• Jesús se limita a decirle a la mujer “No llores”. El mismo Maldonado comenta que otras muchas personas le habrían dirigido palabras semejantes. Pero Jesús “le deja entrever de alguna manera la esperanza de que su hijo resucitaría”.

• Jesús tocó el féretro, con lo cual quedaba legalmente impuro según declaraba la Ley (Lev 21,1). Pero para él es más impotante el ejercicio de la misericordia que la preservación de la pureza legal. Él es el Señor de la ley porque es el Señor del amor.

LA PALABRA DE VIDA

Jesús devuelve la vida al joven muerto en el pueblecito de Naím. Pero no se la devuelve por el simple tacto del féretro, que solo tiene por finalidad detener el cortejo, sino por la palabra de vida que sale de sus labios.

• “Joven, a ti te lo digo, levántate”. Jesús invita a nuestros jóvenes a levantarse para vivir una fe valiente y gozosa, aun a contracorriente de las opiniones e imposiciones.

• “Joven, a ti te lo digo, levántate”. Jesús invita a hombres y mujeres, creyentes o no, a levantarse para vivir una esperanza generosa y activa, buscando la fraternidad y la justicia.

• “Joven, a ti te lo digo, levántate”. Jesús nos invita a todos, especialmente a los cristianos, a levantarnos para vivir en el amor y para dar testimonio de la misericordia.

– Señor Jesús, sabemos que tú eres el profeta enviado por Dios. Creemos que eres el Hijo de Dios. Confesamos que eres el Señor de la vida. Con tu ayuda esperamos luchar para superar esta cultura de muerte que nos paraliza y adormece. Porque tú vives y reinas y nos esperas, ahora y por los siglos. Amén.

José-Román Flecha Andrés



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa