Rincón Litúrgico

Homilía para el Domingo 31 Tiempo Ordinario B, (4-11-2012), por José-Román Flecha

“El primer mandamiento” es el título de la reflexión homilético del sacerdote y teólogo José-Román Flecha Andrés para el Domingo 31 del Tiempo Ordinario, B, correspondiente al 4 de noviembre de 2012

Nos pasamos la vida hablando del amor y tenemos la impresión de no haber llegado nunca a comprenderlo. El amor humano es siempre un misterio difícil de entender, de vivir y de explicar. Igualmente difícil –y mucho más- es el amor que decimos profesar a Dios. Tal vez por eso, el texto del Deuteronomio  que hoy se proclama (Dt 6, 2-6) usa tres palabras:

– “Escucha Israel”. La escucha es ya una apertura al otro. Al escuchar salimos de nosotros mismos y entregamos al otro nuestro tiempo, que es nuestra vida. Le ofrecemos hospedaje. La escucha es ya una forma de amor.

– “Teme al Señor tu Dios”. Hay un temor que confundimos con el miedo. Temer al Señor  significa reconocerlo como “otro”, es decir, como diverso y trascendente. Sin el temor, el amor a Dios sería una simple proyección de nosotros mismos y nuestros deseos.

– “Guarda sus mandatos”. El mandato del Señor no es una imposición por la fuerza. Tampoco refleja un pacto social o un compromiso interesado. Es el don de sí mismo. En el mandato se revela su voluntad. Cumplir su mandato es manifestarle nuestra entrega.

 

DIOS Y EL PRÓJIMO

 

“Amarás al Señor tu Dios”. Esa es la frase que une las dos alianzas. El amor es como la suma de las tres actitudes que subrayaba el Deuteronomio. Y es para Jesús, el mandato principal. Dios nos ha amado con todo su corazón, con toda su alma y con todas sus fuerzas. Y eso es lo que nos pide a cambio: una vida compartida.

Un escriba piensa que debe de haber una jerarquía entre los mandamientos que se encuentran en la Ley de Moisés. Y se acerca a Jesús a preguntarle cuál es el primero de todos ellos (Mc 12, 28-34). Sospecha que, cumpliendo este mandamiento, seguramente quedarán cumplidos todos los demás. Por una pregunta, Jesús le da dos respuestas:

– Según Jesús, el mandamiento primero ordena  amar a Dios con todo el corazón, con toda el alma y con todas las fuerzas. Es decir con toda la existencia. La radicalidad es la garantía de la fidelidad. Frente a la dispersión de los pensamientos, los sentimientos y las acciones, sólo el amor a Dios reconduce al ser humano a la unidad

– Pero Jesús menciona al escriba un segundo mandamiento, contenido en el libro del Levítico (Lev 19,18): “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. Para muchas culturas ésta es la regla de oro. Con ella se supera todo egoísmo, puesto que pone al “tú” al nivel del “yo”. Un día Jesús se pondrá a sí mismo como modelo: “Amaos unos a otros como yo os he amado”. Esa es la definitiva superación del egoísmo.

 

ADORACIÓN Y FRATERNIDAD

 

El evangelio prosigue con una respuesta del escriba que ratifica la propuesta de Jesús. En ella se percibe la reflexión de la comunidad. Y se nos dan dos razones para aceptar esa prioridad del mandamiento del amor.

• “El Señor es uno solo y no hay otro fuera de él”. La unidad de la persona que ama a Dios es un regalo que brota de su amor a Dios. Y es también un efecto de la unicidad de Dios. Si no puede haber dos dioses, tampoco puede estar dividida la persona que dice amarlo con toda su existencia.

• “Amar a Dios y al prójimo como a uno mismo vale más que todos los sacrificios”. En una cultura que trata de reflejar su fe en los sacrificios rituales, es una provocación afirmar que la misericordia vale más que los holocaustos ofrecidos en el templo. Las antiguas palabras del profeta Amós (Am 5,21) se convierten para siempre en evangelio.

• “Tú no estás lejos del Reino de Dios”. El evangelio pone en labios de Jesús la última palabra del diálogo. El Reino de Dios es Jesús mismo. Quien reconoce la primacía del amor a Dios y al prójimo, como signo de adoración del único y de la fraternidad universal no está lejos de la vida y del mensaje del Señor.

– Señor Jesús, no permitas que nos dejemos prender en las redes de las normas que nos apartan de tu evangelio. Ayúdanos a amar a Dios con toda nuestra existencia y a nuestros hermanos con el amor con que tú nos amas. Amén.

 

José-Román Flecha Andrés

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Homilía para el Domingo 31 Tiempo Ordinario B, (4-11-2012), por José-Román Flecha, 1.0 out of 10 based on 1 rating
Print Friendly, PDF & Email

Sobre el autor José Román Flecha Andrés

José Román Flecha Andrés, sacerdote, catedrático de Teología Moral, especializado en Bioética,

José Román Flecha Andrés

José Román Flecha Andrés, sacerdote, catedrático de Teología Moral, especializado en Bioética,

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.