Rincón Litúrgico

Homilía para el domingo 28 del tiempo ordinario, C (9-10-2016), por José-Román Flecha

Homilía para el domingo 28 del tiempo ordinario, C (9-10-2016), por José-Román Flecha

“La lepra y la fe” es el título de la reflexión homilética para Domingo 28 del Tiempo Ordinario, C, 9 de octubre de 2016, por el sacerdote y teólogo José-Román Flecha Andrés

“En adelante tu servidor no ofrecerá holocaustos ni sacrificios a otros dioses fuera del Señor”. Con esa solemne promesa se cierra el texto de la primera lectura que se lee en la celebración de la Eucaristía de este domingo (2 Re 5, 14-17). Naamán, un militar sirio, llegó hasta Samaría y allá fue curado de su lepra por el profeta Eliseo.

En las aguas del Jordán dejó su lepra y su orgullo. Insistía en agradecer al profeta el don de su curación, pero Eliseó se negó a recibir cualquier regalo. Naamán pensaba que cada tierra tenía su Dios y cada Dios tenía su tierra, así que decidió llevar hasta Damasco una carga de tierra de Israel, para que Dios lo reconociera desde lo alto. La curación le trajo la fe.

Con razón el salmo 97 nos invita a recordar y confesar que “el Señor revela a las naciones su salvación”. Lo hizo con un pagano extranjero, como Naamán, y puede hacerlo con todos nosotros.

LA LEY Y LA PALABRA

También el evangelio nos habla de leprosos (Lc 17, 11-19). Bien sabemos que, según la Ley, habían de vivir apartados de las gentes. Sin embargo, diez de ellos vinieron al encuentro de Jesús, se pararon a lo lejos y a gritos le decían: “Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros”.

  • Nos llama la atención que Jesús los enviara a los sacerdotes, según prescribía la Ley. Mientras iban de camino, quedaron limpios de la lepra. Se nos dice que la Ley de Moisés puede solamente certificar la enfermedad y alejar a los enfermos, pero no puede curarlos. Solo la palabra de Jesús puede limpiarnos.
  • Además se indica que quedaron limpios mientras iban de camino. Con ello se sugiere la confianza que les lleva a obedecer el mandato del que reconocen como Maestro. La curación acontece mientras van “de camino”. Los seguidores del Señor tendremos que prestar atencion a ese dato, que refleja la vida cristiana.

FE Y GRATITUD

Pero el relato nos ofrece aún otra sorpresa. Uno de los leprosos curados se volvió para dar gracias a Jesús. Sorprendentemente, era un samaritano. Pertenecía al grupo más despreciado por los judios. Ese retorno motiva tres palabras de Jesús:

  • “¿No han quedado limpios los diez?. Los otros nueve ¿donde están?” Una pregunta que Intepela a lo largo de los siglos a todos los que hemos sido liberados del pecado, del miedo y del sinsentido.
  • “¿No ha vuelto más que este extranjero para dar gloria a Dios? Una constatación que nos revela que tambien “los de fuera”, como Naamán, pueden reconocer el poder de Dios y su misericordia. Eso es lo que da gloria a Dios.
  • “Levántate y vete: tu fe te ha salvado”. Una exhortación que nos lleva a descubrir el valor de la fe, a agradecerla con sinceridad y a confesarla con valentía una y otra vez mientras vamos haciendo camino.

– Señor Jesús, perdona nuestra arrogancia y nuestro olvido. Queremos recordar el don de la salvación. Te damos las gracias de todo corazón. ¡Bendito seas!. Amén.

José-Román Flecha Andrés

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.