Rincón Litúrgico

Homilía para el domingo 11 del tiempo ordinario, C, por José Román Flecha

Homilía para el domingo 12 de junio de 2016, 11 Tiempo Ordinario, C, por José-Román Flecha de Andrés

El perdón y el amor es el título homilético para el domingo 12 de junio de 2016, 11 Tiempo Ordinario, C, por José-Román Flecha de Andrés

El Señor perdona tu pecado. No morirás” (2 Sam 12,13). Este texto nos remite a un inolvidable drama en cuatro tiempos. La primera escena nos recuerda el doble pecado de David: adulterio y asesinato. La segunda escena recoge la parábola que le cuenta el profeta, la confesión arrepentida del rey y la certeza del perdón de Dios, que le transmite Natán.

Con frecuencia pensamos que el Antiguo Testamento nos presenta un Dios vengativo, cuando la verdad es que él mismo se revela como un Dios compasivo y misericordioso. Como las ideas se quedan en las nubes, los textos de la Primera Alianza nos presentan numerosos iconos humanos que reflejan la bondad divina.

El icono del rey David, pecador e interpelado, arrepentido y perdonado, nos representa a todos. Nuentro pasado, nuestro presente y nuestro futuro. Es decir, la memoria de nuestras faltas. La necesidad de escuchar las exhortaciones a la conversión que recibimos todos los dias. Y el horizonte de perdón y de gracia que Dios abre ante nuestros ojos.

EL DESDÉN Y LA GRATITUD

El domingo pasado comenzamos a leer la carta de san Pablo a los Gálatas. En el texto que hoy se proclama (Gál 2,16-19.21) se repite hasta tres veces que el hombre no se justifica por cumplir la Ley de Moisés, sino por creer en Cristo Jesús. Con razón puede exclamar el Apóstol: “Vivo yo, pero no soy yo, es Cristo quen vive en mí”.

El que ha sido justificado ha sido rescatado del pecado, ha sido perdonado, ha sido hecho justo. Este don no podemos conseguirlo con nuestras propias fuerzas. Ni siquiera por el cumplimiento de las normas de la Ley. La justificación es totalmente gratuita. No se compra ni siquiera con el amor. Es la gracia de Dios la que nos ayuda a amarle como se debe.

De la Ley y del amor nos habla el texto evangélico de hoy. Por un lado están los fariseos como Simón. Ellos se consideran como exactos cumplidores de la Ley. Eso les basta, puesto que piensan que no tienen nada que agradecer a Dios. Ante Jesús solo sienten curiosidad y desdén. Por el otro lado hay una mujer pecadora. Ella piensa que nada la justifica ante Dios. Ha recibido su perdón en gratuidad. Por eso lo agradece con gestos que revelan su amor y su gratitud.

GESTOS Y VALORES

Hay un fuerte contraste entre el fariseo que ha invitado a Jesús a comer con él y la mujer que, sin ser invitada al banquete, llega hasta Jesús para realizar los signos de su veneración. Así lo constata Jesús, subrayando tres gestos con tres palabras clave. He ahí tres valores con frecuencia olvidados en nuestra cultura.

El agua para los pies. Un signo imprescindible ante el huésped que llega de camino. Con él se refleja el valor de la hospitalidad que ha de sustituir a la indiferencia actual.

El beso de acogida. El saludo habitual que sella el encuentro de la amistad. Con él se nos invita hoy a recuperar el valor de la confianza entre los hermanos.

La unción. Con ella se acompañaba el rito de la consagración de los elegidos. Con este signo se expresa hoy la necesidad de reconocer el honor debido a la persona.

– Señor Jesús, tú nos recuerdas que sólo quien se sabe perdonado es capaz de mostrar amor. No permitas que caigamos en la mentira de considerarnos perfectos. Todos necesitamos el don de tu misericordia. Bendito seas, Señor.

José-Román Flecha Andrés

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Homilía para el domingo 11 del tiempo ordinario, C, por José Román Flecha, 10.0 out of 10 based on 2 ratings
Print Friendly, PDF & Email

Sobre el autor José Román Flecha Andrés

José Román Flecha Andrés, sacerdote, catedrático de Teología Moral, especializado en Bioética,