Revista Ecclesia » Homilía para el 25 Domingo del tiempo ordinario, B, (20-9-2015), por José-Román Flecha Andrés
Sin categoría

Homilía para el 25 Domingo del tiempo ordinario, B, (20-9-2015), por José-Román Flecha Andrés

 

Homilía para el 25 Domingo del tiempo ordinario, B, (20-9-2015), por José-Román Flecha Andrés

Una difícil lección, título de la homilía para 25 Domingo del tiempo ordinario, B, (20-9-2015), por José-Román Flecha Andrés

“Acechemos al justo, que nos resulta incómodo: se opone a nuestras acciones, nos echa en cara nuestros pecados, nos reprende nuestra educación errada; veamos si sus palabras son verdaderas, comprobando el desenlace de su vida”. El libro de la Sabiduría coloca estas palabras en labios de los impíos (Sab 2,12).

Han pasado más de veinte siglos, pero este modo de pensar se repite con frecuencia en nuestro mundo. Son muchos los que acosan a los justos hasta el martirio.

  • Así reaccionan los poderosos cuando perciben que hay ciudadanos que aman la justicia o la vida y la familia que ellos han decidido aniquilar.
  • Así reaccionan algunos medios de comunicación cuando descubren personas que aman la verdad y no aceptan la mentira o los silencios que tratan de amordazarla.
  • Y así reaccionan algunos miembros de la familia, cuando ven que otros les presentan un camino que ellos han decidido rechazar, porque contradice sus gustos y decisiones.

 

LA ENTREGA

El evangelio que hoy se proclama (Mc 9, 30-37) nos presenta en cuatro pasos simétricos un fuerte contraste entre la conciencia de Jesús y la de sus discípulos.

  • Jesús es bien consciente de la suerte que le espera. Su vocación es la entrega por los hombres. Él sabe que va a ser entregado en manos que los que buscan su muerte, pero a los tres días resucitará.
  • Sus discípulos no llegan a entender el lenguaje de Jesús. Sin embargo, alguna sospecha les hace temer lo peor. Por tanto, ni siquiera se atreven a preguntar a su Maestro por el verdadero sentido de sus previsiones.
  • Los discípulos van haciendo camino con Jesús. Sin embargo, el seguimiento no comporta todavía la adopción de su misión. De hecho, durante el camino están muy interesados en discutir quién de ellos es el más importante.
  • Jesús explica pacientemente a sus discípulos la clave de toda primacía. Él es el Maestro y el modelo. Él es el mensajero y el mensaje. Quien quiera ser el primero entre todos, ha de estar dispuesto a servir a todos, como Él ha hecho.

 

LA ACOGIDA

El evangelio incluye un texto que, al parecer, no tiene mucha relación con lo anterior. En realidad es una parábola en acción para explicar la primacía en términos de servicio y acogida .

  • “El que acoge a un niño como este en mi nombre, me acoge a mí”. El niño se presenta aquí no por su encanto y simpatía, sino en razón de su desvalimiento e indefensión. Acoger al débil es acoger al mismo Jesús.
  • “Y el que me acoge a mí, no me acoge a mí, sino al que me ha enviado”. Jesús no es solo un profeta enviado por Dios. No basta reconocerlo como tal para ser cristianos. El enviado se identifica con el que lo ha enviado. Solo acoge su divinidad quien está dispuesto a acoger su humanidad.

– Señor Jesús, mientras vamos haciendo camino nos enzarzamos en discutir sobre nuestros derechos y privilegios. Ignoramos tu ejemplo. También nosotros te rechazamos porque nos incomodas. Danos humildad para acogerte y servirte en los mas débiles. Amén.

José-Román Flecha Andrés



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa