Revista Ecclesia » Homilía para el 18 Domingo del tiempo ordinario, B, (2-8-2015), por José-Román Flecha Andrés
vidrieras
Rincón Litúrgico

Homilía para el 18 Domingo del tiempo ordinario, B, (2-8-2015), por José-Román Flecha Andrés

Homilía para el 18 Domingo del tiempo ordinario, B, (2-8-2015), por José-Román Flecha Andrés

La necesidad y el deseo, título de la homilía para 18 Domingo del tiempo ordinario, B, (2-8-2015), por José-Román Flecha Andrés

“Yo haré llover pan del cielo: que el pueblo salga a recoger la ración de cada día; lo pondré a prueba a ver si guarda mi ley o no”. Así habla Dios a Moisés, cuando los israelitas se lamentan y añoran los alimentos de que disfrutaban en Egipto. Prefieren la esclavitud del pasado a la libertad que se les ofrece en esperanza.

Pero Dios no abandona al Pueblo que ha elegido, por mucho que éste trate de falsificar el sentido del camino del éxodo. Dios es fiel a su proyecto de liberación. Las bandadas de codornices y el maná que aparece cada mañana como el rocío en el desierto son el signo de su providencia.

Dios es Dios, aunque los hombres no sepamos interpretar las señales de su presencia y nos preguntemos cada día como aquel pueblo: “¿Qué es esto?” También a nosotros se dirigen las palabras de Moisés: “Es el pan que el Señor os da de comer” (Ex 16,2-4.12-15).

 

LOS CONTRASTES

El evangelio de hoy recuerda que las gentes alimentadas por Jesús le buscan y le siguen, por todas partes (Jn 6,24-35). Pero Jesús no sólo observa los hechos, sino que conoce las intenciones de las gentes. El texto se articula al menos en tres contraposiciones:

  • “Me buscáis no porque habéis visto signos, sino porque comisteis pan hasta saciaros”. La búsqueda es una categoría importante en el camino de la fe. Pero exige buscar más al Donante que a sus propios dones. Si la búsqueda de Dios es interesada, es que nos hemos colocado a nosotros mismos en el puesto de Dios.
  • “Trabajad no por el alimento que perece sino por el alimento que perdura”. En la vida es importante satisfacer nuestras necesidades inmediatas. Pero sería una pena que el presente nos impidiera mirar al futuro. Nuestras necesidades temporales no pueden ahogar nuestros deseos de lo eterno.
  • “No fue Moisés quien os dio pan del cielo, sino que es mi Padre quien os da el verdadero pan del cielo”. En nuestro camino hay que reconocer y agradecer el servicio que nos prestan los que nos ayudan a caminar. Pero los mensajeros no podrán hacernos olvidar al Dios y Padre de las misericordias.

 

HAMBRE Y SED

“¿Cómo podremos ocuparnos en los trabajos que Dios quiere?”. Así preguntan las gentes a Jesús. Pero Jesús afirma que no importa realizar muchas obras sino una sola: creer en el que Dios ha enviado. La fe es mi propia responsabilidad, mi búsqueda y mi programa. Mi tarea diaria. Precisamente ahí se sitúa la revelación de Jesús:

  • “Yo soy el pan de vida”. Ante la Samaritana, Jesús había afirmado que podía dar el agua que salta hasta la vida eterna. Ahora se presenta como el pan de la vida. Las imágenes son expresivas para orientar nuestros deseos más profundos.
  • “El que viene a mí no pasará hambre”. Tan peligroso es morir de hambre como tratar de satisfacerla con alimentos impropios de nuestra dignidad. Sólo el Señor puede saciar nuestra hambre de verdad, de bondad y de belleza.
  • “Y el que cree en mí no pasará nunca sed”. El que se ofrecía a calmar la sed junto al pozo de Jacob, morirá en la cruz confesando su propia sed. Pero a él nos dirigimos como la cierva que busca las corrientes de agua.

– Señor Jesús, te reconocemos como el verdadero maná, llovido del cielo. Tú has venido a nosotros para alimentarnos mientras caminamos por el desierto de la vida. Tú nos alimentas cuando vagamos temerosos y desconfiados por el desierto cultural que se abre cada día ante nosotros. Amén.

José-Román Flecha Andrés



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada mes, en tu casa

Últimas entradas