Revista Ecclesia » Homilía para domingo 14 del Tiempo Ordinario, A (6-7-2014), por José-Román Flecha
venid a mi
Rincón Litúrgico

Homilía para domingo 14 del Tiempo Ordinario, A (6-7-2014), por José-Román Flecha

Homilía para domingo 14 del Tiempo Ordinario, A (6-7-2014), por José-Román Flecha

“El yugo de Jesús” es el título de la reflexión homilética del sacerdote y teólogo José-Román Flecha Andrés. Homilía el domingo 14 del Tiempo Ordinario, A (6-7-2014), por José-Román Flecha

 

“Mira a tu rey, que viene a ti justo y victorioso, modesto y cabalgando en un asno, en un pollino de borrica” (Zac 9,9). Con estas palabras se dirige el profeta Zacarías a la ciudad de Jerusalén. La exhorta a alegrarse y cantar porque se acerca el Mesías del Señor.

Eran muchos los que esperaban la llegada de un Mesías poderoso. Lo imaginaban como un fuerte guerrero. Suponían que había de devolver al pueblo el fulgurante esplendor de los tiempos pasados del reinado de David y Salomón.

El profeta retoma aquellas expectativas. El Mesías que él promete  extenderá su dominio desde el río Éufrates hasta las costas del Mediterráneo. Pero Zacarías anuncia que ese nuevo rey entrará en su ciudad con un talante que denota humildad y un deseo de paz.

 EL MESÍAS Y SU GENTE

El evangelio que hoy se proclama (Mt 11, 25-30) contiene un texto que suele ser definido como “el Magníficat de Jesús”. Es un breve poema que parece reproducir el canto de María de Nazaret: “Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y las has revelado a la gente sencilla”.

En las palabras de Jesús se revela una línea vertical y otra horizontal. Por una parte, Jesús mira a Dios, al que reconoce como Creador y como Padre. Y por la otra, Jesús vuelve sus ojos a las multitudes cansadas que le siguen y a los discípulos que él ha elegido.

A la imagen de un Mesías que cabalga sobre un pollino corresponde  esta atención que Jesús dispensa a los más sencillos y marginados. En realidad, el Evangelio retoma la profecía y la supera de forma inesperada.

EL DESCANSO

El Mesías Jesús no pretende arrogarse ningún mérito. Pero su ejemplo ha de ser la orientación de sus discípulos:  “Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso” (Mt 11,29).

• “Cargad con mi yugo y aprended de mí”. El yugo era un balancín que ayudaba a las gentes a llevar los pesos. El yugo de Jesús no es una carga insoportable, sino que nos ayuda a llevar nuestras cargas.

• “Soy manso y humilde de corazón”.  La mansedumbre y la humildad revelan la honda verdad del ser humano. Nadie es más por gritar más. Jesús es modelo de vida y de armonía.

• “Encontraréis vuestro descanso”.  Hay descansos costosos y exclusivos para gentes adineradas. Pero el verdadero descanso brota de un corazón sencillo y humilde.

– Señor Jesús, tu oración nos lleva a descubrir el rostro de tu Padre, el carácter de tu misión y nuestra verdad más profunda: esa que se resumen en la mansedumbre y la humildad. Bendito seas. Amén.

José-Román Flecha Andrés

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa