Rincón Litúrgico

Homilía para el domingo 25 del tiempo ordinario, C (18-9-2016), por José-Román Flecha

Homilía para el domingo 25 del tiempo ordinario, C (18-9-2016), por José-Román Flecha

“Dios y el dinero” es el título de la reflexión homilética para Domingo 25 del Tiempo Ordinario. C, 18 de septiembre de 2016, por el sacerdote y teólogo José-Román Flecha Andrés

 

“¿Cuando pasará la luna nueva para vender el trigo, y el sábado para ofrecer el grano?” Así pensaban y decían aquellos ricos desalmados que se encontró Amós al subir desde su pueblo de Técoa hasta la alta colina de Samaría.

Amós proclamaba abiertamente que él no era un profeta. Era sólo un pastor. Pero tenía ojos para ver la injusticia. Tenía sentido común para percibir la falsedad de los que pasaban el tiempo de oración planeando sus próximos negocios. Y, sobre todo, tenía fe y valor para gritar que Dios no podía ignorar tanta ignominia (Am 8,4-7).

El mensaje no es despreciar la riqueza sino apreciar la dignidad de los humildes. Con el salmo responsorial proclamamos que Dios “levanta del polvo al desvalido y alza de la basura al pobre” (Sal 112,7-8). San Pablo pide a Timoteo que se hagan oraciones para que todos puedan llevar “una vida tranquila y apacible, con toda piedad y decoro” (1 Tim 2,1-2)

 

UNA DOBLE ASTUCIA

El evangelio de Lucas privilegia a los pobres y marginados. Por eso, en sus páginas se menciona tantas veces el dinero. En el texto que hoy se proclama se recuerda la parábola del hombre rico que descubre la infidelidad de su administrador (Lc 16,1-13).

Antes de dejar su trabajo, éste urde apresuradamente una nueva trampa contra los intereses de su amo: invita a los deudores a disminuir notablemente la deuda contraída por la compra del trigo y del aceite. ¿Cómo explicar la alabanza que el amo dedica a su administrador, al enterarse del engaño?

  • Jesús subraya la astucia que los hijos de este mundo emplean para el mal y desea que los hijos de la luz aprendan a ser astutos para el bien.
  • Además, el Maestro exhorta a los discípulos a que utilicen los bienes para ganarse una buena acogida en las moradas eternas.
  • Finalmente, dado el contexto de este evangelio, tal vez se sugiere que el proceder del administrador ha hecho comprender a su amo lo efímero de los bienes de este mundo.

 

LOS DOS AMOS

De todas formas, la conclusión de la parábola, parece llevarnos a olvidar el aplauso que el amo dedicó a su administrador. El texto evangélico, en efecto, incluye dos serias advertencias para todos los discípulos:

  • Solo quien es fiel será fiable. La fidelidad en lo pequeño hará que el discípulo de Cristo merezca confianza cuando se trata de lo más importante. El buen uso del dinero y de los bienes de la tierra es un signo de la seriedad del compromiso del creyente.
  • Por otra parte, nunca será fácil servir bien a dos amos. El buen servicio a uno genera un mal servicio al otro. Es preciso saber elegir a quién servir. Esa elección revela la verdad última de la persona. La conclusión es tajante: “No podéis servir a Dios y al dinero”.

– Señor Jesús, todos proclamamos el valor de la justicia, pero tú conoces bien en cuántos momentos todos somos injustos. Libera nuestro corzón de la esclavitud a los bienes de este mundo para que podamos ser creíbles, al anunciar tu mensaje de amor y de justicia.   Bendito seas por siempre, Señor. Amén.

José-Román Flecha Andrés

 

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.