liturgia-domingo
Rincón Litúrgico

Homilía de José-Román Flecha para el 32 Domingo Tiempo Ordinario C (10-11-2013)

Homilía de José-Román Flecha para el 32 Domingo Tiempo Ordinario C (10-11-2013)

“Dios de vivos” es el título del comentario homilético del sacerdote y teólogo José-Román Flecha Andrés para el 32 Domingo Tiempo Ordinario c (10-11-2013)

“Vale la pena morir a manos de los hombres cuando se espera que Dios mismo nos resucitará”. Estas palabras que se proclaman en la primera lectura de la misa de hoy (2 Mac 7, 1-2. 9-14) son una auténtica confesión de fe. Son pronunciadas por uno de los jóvenes macabeos que fueron martirizados por Antíoco IV Epífanes por negarse a abandonar su fe.

Estas palabras son interesantes desde el punto de vísta de la ética social. Podrían ser invocadas hoy para resumir nuestras convicciones sobre la libertad religiosa. Nadie puede ser obligado a creer y a practicar una religión. Pero nadie ha de ser obligado a renegar de su fe y abandonar sus prácticas religiosas o los símbolos que las recogen y significan.

Pero, además, estas palabras son importantes desde el punto de vista del contenido mismo de la fe. El pueblo de Israel pensó durante mucho tiempo que el camino de la persona termina con la muerte. Muy lentamente se fue abriendo paso la admisión de la justicia de Dios en el más allá y la creencia en la resurrección.

La afirmación de la resurrección de los muertos adquiere su firmeza en una época de persecución. A los que han dado la última prueba de su fidelidad, Dios no puede menos de mostrarse fiel. Él no puede ser menos generoso que el hombre. A quien ha entregado la vida por Él, Dios le devolverá una vida resucitada.

VIDA TEMPORAL Y VIDA ETERNA

Pues bien, el evangelio recuerda la pregunta que dirigen a Jesús los saduceos, tan vinculados al culto en el Templo de Jerusalén. Cuentan a Jesús una inverosímil historia que nos recuerda la que se nos narra a propósito de Sara, la esposa de Tobías (Tob 7,11) y la prescripción de la ley del Levirato (Deut 25,5).

En la mente de los saduceos, la fe en la resurrección futura es ya una complicación para la vida presente. Si es que existe la resurrección, cuando vuelvan a la vida sus siete maridos, ¿de quién será esposa la mujer que se fue casando sucesivamente con todos ellos? Esa es la pregunta. La respuesta de Jesús contrapone la vida temporal y la vida eterna.

El matrimonio y la reproducción de la vida reflejan la necesidad impuesta por la muerte. Pero la vida futura, libre ya de la muerte, no impone la necesidad del matrimonio. En la respuesta de Jesús sobresale, por tanto, el mensaje de la fe. Los que sean dignos de la vida eterna son como ángeles: son hijos de Dios y participan en la resurrección.

AMOR Y CONFIANZA

Es interesante ver cómo el evangelio fundamenta la fe en la resurreccion sobre la revelacion de Dios a Moisés. El guía de Israel lo ha percibido como el Dios de Abrahán, de Isaac y de Jacob”. En ese contexto se sitúan las palabras con las que concluye Jesús su respuesta.

• “No es Dios de muertos, sino de vivos”. La suerte del hombre depende de la afirmación de Dios. La pregunta sobre el ser humano y su destino difícilmente encontrará respuesta si se ignora a Dios. Dios nos ha creado para la vida. Para la vida que brota de él y que culminá en él.

• “Para Dios todos están vivos”. Cuando amamos a una persona querríamos mantenerla en vida. Hasta los ritos funerarios reflejan este anhelo. Pero lo que es imposible para el hombre es posible para Dios. Dios es amor. Y el amor es más fuerte que la muerte. Dios nos ha creado por amor y su amor nos mantiene en vida para siempre junto a Él.

– Padre nuestro que estás en el cielo, tú conoces nuestro amor a la vida y nuestro anhelo de vivir para siempre. En tí esperamos y en tu amor confiamos. Adoctrinados por Jesús, en tus manos encomendamos nuestro espíritu. Amén.

José-Román Flecha Andrés

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.